El Castillo de San Sebastián, en Cádiz

Castillo de San Sebastian

Es de noche, la luna y las estrellas y brillan, y desde la Playa de la Caleta, paseas por el malecón que te lleva al Castillo de San Sebastián. En ese momento, dejas atrás una ciudad y te adentras en medio del mar, con todo lo que eso conlleva, y la sensación no puede ser más agradable.

Este Castillo de San Sebastián y este islote en el que se encuentra es otro de esos rinconcitos que hacen de Cádiz una ciudad especial y llena de sensaciones. Islote con mucha historia, pues según cuentan los clásicos, aquí se erigía un templo dedicado a Khronos, el dios griego del tiempo que controlaba la rotación del cielo, el paso de la noche al día y viceversa.

No se le conoce como San Sebastián hasta el siglo XV, cuando este lugar sirve de refugio a la tripulación de un barco de Venecia enfermada por la peste. Aquí también se construye una ermita bajo esta advocación que, ante la ausencia de remedios a esta terrible enfermedad que asoló Europa, era lo único a lo que se podían agarrar como salvación en aquellos tiempos.

Con el Descubrimiento de América y el enorme crecimiento del comercio, la ciudad de Cádiz se volvió un objetivo muy goloso para los piratas ingleses. Así pues, tras sufrir varios ataques en el siglo XVI, se deciden reforzar y amurallar varios puntos de la ciudad. Nacen así el Castillo de Santa Catalina y el de San Sebastián, para proteger este flanco de la ciudad.

Así pues, se levantó esta gran fortaleza que llegó a contar con hasta 17 baterías y que amedrentó muy mucho los ataques por mar a la ciudad. Desde entonces, con 300 años de historia, el Castillo de San Sebastián y su malecón ha sido rincón de inspiración para artistas, imagen cinéfila y testigo de muchos suspiros y otros sucesos a pie de mar.

Junto a este islote, se encuentra otro más pequeño llamado Avanzadilla de Santa Isabel, donde había una atalaya de tiempos de los musulmanes, y donde se construyó el Faro de Cádiz. Fue erigido a principios del siglo XX, lo que le convierte en el segundo faro eléctrico de España, tras el de Cabo Vilán, que está en Camariñas (A Coruña).

Foto Vía Que arte

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Cadiz Capital



Deja tu comentario