Las Murallas de San Carlos en Cádiz

Murallas de San Carlos

A Cádiz había que defenderla a toda costa. Napoleón, Nelson, Francis Drake… no sé a cuántos se les metió en la cabeza tomar Cádiz, como punto de partida para meterle mano a toda la península. Porque, siglos atrás, Cádiz era una de las ciudades más importantes de España. Nosotros diríamos más, pero para que no se nos enfade nadie…

Entre baluartes, torres-miradores, y demás, Cádiz se parapetó tras sus Murallas de San Carlos. Hoy las podéis ver muy cerca de la Plaza de España, allí donde se levanta el célebre monumento a la Constitución de 1812, la Pepa. Las murallas miran fijamente hacia el mar, y se levantaron a finales del siglo XVIII, gracias al ingeniero militar Antonio Hurtado.

Con capacidad para unas 90 piezas de artillería, hoy resulta interesante pasear por sus alrededores. Desde la misma Plaza de España, y a través de la calle Fernando el Católico, llegamos a la Plaza de Filipinas. Allí tomamos un pequeño túnel, que nos lleva hasta la calle Honduras y la Plaza de los Pozos de la Nieve, conocida así porque en ella se construyeron pozos para albergar la nieve que se traía de la Sierra de Cádiz.

Es desde esta plaza el lugar por el que podemos subir a las murallas, realizando el camino de vuelta, pero esta vez desde la altura del baluarte. Desde aquí se puede apreciar el largo muro corrido, en forma de ángulo, que forma todo el conjunto de las murallas. Precisamente, el ángulo cierra hoy una serie de casas, que conforman el Barrio de San Carlos. Fijaros en algunas fachadas neoclásicas de algunas de estas viviendas.

Es una pena que, un lugar tan privilegiado de la historia de esta ciudad, haya estado tan abandonado. En muchas ocasiones aparecen pintadas, propias de gamberros y vándalos que no conocen ni siquiera un ápice de la historia de Cádiz. Aún recuerdan muchos en el lugar el antiguo Cine San Carlos, que le daba una inusitada vida a la zona.

Sea como fuere, las Murallas de San Carlos son un testimonio especial de aquella Cádiz del siglo XVIII y XIX, que fue durante un tiempo el único rincón de España sin desertar. Un poco más de respeto y devoción no vendría mal por parte de todos.

Foto Vía La Ciudad Cádiz

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Cadiz Capital



Deja tu comentario