Ruta Gastronómica de los Pueblos Blancos

Arcos de la Frontera

Una de las cosas más típicas de toda la cocina mediterránea, ya sea de los Pueblos Blancos, de Cádiz, o de Andalucía entera es «comer de tapitas». En cada rinconcito de estos bellos paisajes encontraréis bastantes bares con buenas tapas.

Esta ruta gastronómica empieza en la hermosura de un buen número de pueblecitos que se desparraman en la sierra gaditana al este de Jerez de la Frontera, en un itinerario de unos 225 kilómetros. La carretera para llegar a ellos discurre por la sierra norte de Cádiz a través de un conjunto de pueblos pequeños, blancos de pura cal y casi todos encaramados en las faldas de alguna peña, al abrigo de un castillo.

Son lugares como Grazalema, Setenil de las Bodegas, Arcos de la Frontera, Olvera, Zahara de la Sierra y algún otro, auténticas maravillas de la provincia de Cádiz.

En Arcos de la Frontera lo que solemos encontrar son restaurantes y mesones dedicados a las materias primas de sus zonas, que son elaboradas siguiendo el recetario tradicional: abajo, especie de sopa de espárragos, ajo a la comendadora, típico de Arcos, tagarninas, perdiz, cordero guisado con hierbas aromáticas, etc.

En Grazalema podemos encontrar el queso de oveja, catalogado como uno de los mejores del país. También tienen gran reconocimiento las aceitunas maceradas con hierbas de la sierra, los espárragos revueltos, el chivo, el cocido serrano o la afamada sopa de Grazalema, compuesta de caldo de puchero, chorizo, huevo duro y rebanadas de pan.

La gastronomía de Olvera se basa en platos elaborados a base de conejo, solomillo relleno, perdiz y verduras de la zona, como tagarninas, espárragos o espinacas. También merecen probarse las chacinas caseras o las tradicionales sopas pegás, plato tradicional de los aceituneros, elaborado a base de aceite, pan y ajo.

En Setenil de las Bodegas es famoso el gazpachuelo, las hagas guisadas y las batatas con miel. Son muy celebrados también los productos derivados del cerdo: chorizo, morcón, jamón y la repostería casera.

Por último, en Zahara de la Sierra, los platos más típicos son los quemones, la sopa hervida y, de postre, los borrachos. Hay que destacar también el aceite de oliva de sus almazaras, y en sus alrededores, los membrillos de Bocaleones, las brevas y las cerezas picudas de Arroyomolinos.

Foto Vía: Mcubs

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Rutas Turísticas



Comentarios (1)

  1. La iomagen es espectacular. Ver los edificios al borde del precipicio es alucinante. Hasta parece que flota por sobre el terruño.

Deja tu comentario