Rincones de la Semana Santa de Jerez

Virgen del Socorro

Cuántos recuerdos guardan muchos rincones de Jerez de la Frontera cuando llega la Semana Santa. Son momentos inolvidables que forman parte de nuestra vida, pequeños flashes de la memoria que buscamos cada vez que llegan los días grandes de la Semana Mayor. Es allí donde muchos nos reunimos para ver el paso de las cofradías que llenarán de silencio, Pasión y emociones las calles de Jerez.

Las puertas del Colegio de San José, al amparo de la Iglesia de San Marcos, es rincón de emociones encontradas. La Cruz de Guía de la Hermandad de la Borriquita en la puerta del patio del colegio marca el inicio de la Semana Santa de Jerez. Tarde de Domingo de Ramos en donde buscaremos a la Hermandad de la Coronación por la calle Arcos, o a la Virgen de las Angustias viniendo por calle Medina, y que despediremos en la calle Merced, a la luz del palio de la Virgen de las Misericordias.

Hay rincones que permanecen guardados en el baúl de la memoria bajo llave. La recogida del Cristo de la Viga, subiendo por el Reducto de la Catedral, iluminado por antorchas y bengalas, el silencio de Amor y Sacrificio a su llegada a Madre de Dios, o el paso de la Sagrada Cena a su entrada en Carrera Oficial. Clemencia en San Benito y la Virgen de la Candelaria despidiéndose por calle Lealas.  

Rincones cubiertos con el revoloteo de alguna saeta en el Barrio de San Mateo, con la Hermandad del Desconsuelo viniendo por la calle Justicia, la plaza de San Juan y el Cristo del Amor, y la talla impresionante del Señor de la Defensión volviendo por la Alameda Cristina hasta su Convento de Capuchinos.

Emociones que apenas pueden resistirse en la recogida del Prendimiento por la calle Ancha, o el río de gente que acompaña al Señor de las Tres Caídas, la sencillez y elegancia de Santa Marta en la Plaza del Mercado, o la Virgen de la Amargura saboreando el azahar de la calle Medina.

Rincones de la Plazuela que huelen a la Virgen de la Esperanza, Cruz Vieja de saetas y hervidero de gente ante el Cristo de la Expiración, y el puente de la calle Arcos, refugio de la Hermandad de las Viñas. Jerez se presta a ofrecer sus rincones a la Semana Santa. Fiesta de pasiones y recuerdos, de encuentro de los amigos y añoranza de los que se fueron.

Virgen del Mayor Dolor al amparo de suspiros y saetas en San Dionisio, Loreto en Bizcocheros, Soledad bajando árboles en Porvera, madrugada de Jesús y amaneceres en Santiago junto al rostro de la Buena Muerte.

La Semana Santa es mucho más que cofradías, olor a incienso y bullicio. Son recuerdos y rincones, nostalgias y buenos momentos. Semana Santa de vivir Jerez, de saborearlo, como si alguien cargado de luz viniera en el aire.

Seguro que vosotros también tenéis vuestro rincón y vuestro momento…

Foto Vía Rguez Romero

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , , ,

Categorias: Fiestas, Jerez de la Frontera



Deja tu comentario