Arrastre de Latas 2010 en Algeciras

Arrastre de Latas en Algeciras

Muchos con las Navidades ya pensamos en la venida de los Reyes Magos. Ya los imaginamos haciendo las maletas allá en Oriente, escogiendo a los mejores camellos, y encaminándose hasta nosotros para llenarnos de alegría, ilusión, y claro, nuestros regalos. Y para asegurarnos que llegan, en algunos lugares, como Algeciras, son capaces de hacer de todo.

Cada 5 de enero, víspera de la noche más feliz para los niños, y los no tan niños, Algeciras es un bullicio ruidoso de arrastrar de latas. Es una tradición que se remonta mucho tiempo atrás. Se trata de lo que se conoce como el Arrastre de Latas. Y es que los Reyes tienen que llegar como sea, en camello, en helicóptero, en barco… pero que estén, de eso se trata, y de eso se encargan los pequeños arrastradores de latas.

Y es que anda por ahí suelto siempre, según cuenta la leyenda, el Gigante Botafuegos, que con su niebla, pretende alejar a los Reyes Magos de Algeciras, para que no dejen ningún regalo en las casas de los niños algecireños. Por eso, este próximo 5 de enero, los niños de Algeciras lo tienen claro, y a partir de las 13.00 horas, saldrán de la Avenida Ramón de Algeciras con sus latas, con la intención de hacer todo el ruido posible.

A las 13.30 llegarán con sus latas, sus padres y sus ruidos hasta el Llano Amarillo, donde tendrá lugar una fiesta, con actuaciones, concursos, sorteos, música… Todo para conseguir que los Tres Reyes Magos desembarquen en el puerto de Algeciras. Allí el alcalde de la ciudad los recibirá, y les entregará la llave de la ciudad, con la que poder entrar en todos los hogares de Algeciras.

Esta curiosa tradición cada año es más multitudinaria. El año pasado hasta 35.000 personas se dieron cita para, con sus niños, asistir al Arrastre de Latas. Y es que, como es de esperar, nadie se quiere quedar sin regalo en Algeciras. ¿Ahuyentamos el Gigante Botafuegos?.

Foto Vía De una a otra punta

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Algeciras



Deja tu comentario