Senderismo al Cerro de Coros en la Sierra de Grazalema

Sierra de Grazalema

Buena época para hacer senderismo en la Sierra de Cádiz. Hoy queremos dirigirnos a una de las alturas más importantes de la provincia. Se trata del Pico de Coros, en la Sierra de Grazalema, situado a 1.328 metros sobre el nivel del mar. Ni que decir tiene que las vistas que se tienen desde aquí son espectaculares.

Esta ruta de senderismo nos llevará entre hora y media y dos horas hacerla, ya que tenemos subir casi tres kilómetros. En nuestra ascensión os podemos asegurar que avistaremos buitres leonados. El terreno es de roca caliza, con hierbas, matorral mediterráneo y robles.

Nuestro punto de origen es el Puerto de la Palomas, situado en la carretera entre Zahara de la Sierra y Grazalema. En el famoso mirador del puerto, a la izquierda del aparcamiento, comienza un camino con una ligera subida. El sendero es estrecho y rodeado de rocas. Entre las rocas hay un gran número de plantas que se han adaptado a la altura y a estas circunstancias, como la lavanda y el lino blanco.

El camino continúa subiendo constantemente, empezando a aparecer algunos ejemplos de pinsapo, típicos y originarios de esta parte de España. Hay un lugar de bosque denso de esta especie en la vertiente norte de la Sierra del Pinar.

Ya comenzamos a tener las primeras vistas de la torre de Zahara de la Sierra, y un poco más allá el pueblo de Algodonales y la Sierra de Líjar. Nos imaginamos que, un poco más atrás, allá donde nuestra vista alcanza el embalse, duerme la ciudad de Olvera. El lugar en el que nos encontramos ahora sufrió un devastador incendio en 1992. La hierba y los arbustos pequeños se recuperaron rápidamente, pero los árboles y los robles tardaron en recuperarse.

El camino es muy bueno, a pesar de que en algunos lugares hay algunos arbustos de espinos. Bellas flores de color amarillo salen a nuestro paso. Si hacéis esta ruta en los meses de mayo-junio no os perdáis sus orquídeas. Ahora tenemos vistas de la pequeña aldea de Montecorto. Quizás sea un buen lugar para deternos y tomar un refrigerio para afrontar la última parte de la subida.

Seguro que lograréis contemplar en esta zona a los buitres leonados, que pasan muy cerca de aquí, junto a los acantilados. A partir de aquí, el camino se vuelve un tanto empinado, y los que padezcan de vértigo deben ir con más cuidado. Antiguamente esta zona estaba cubierta con hasta veinte molinos de agua, hoy en ruinas.

Ahora nos rodean los alcornoques, y veremos en el horizonte difuminarse la ciudad de Ronda. Vuelven a sobrevolar los buitres leonados, que suelen verse sobre todo en primavera, ya que en invierno están durmiendo. Anidan en enero a sus polluelos, que no nacen sino hasta agosto.

Nos alejamos de los acantilados para llegar a una zona de robles enanos y a un bosquecillo de pinos piñoneros. Para hacer esta ruta no hace falta tener permiso, y no veréis entre semana muchos senderistas por aquí, cosa que sí lo haréis durante los fines de semana. Intentar escoger para hacerla un día claro, ya que uno de sus grandes atractivos son las vistas que se tienen.

Cuidado también con que no haya ese día mucho viento, ya que pasaremos por algunas zonas de acantilado, y podría ser peligroso. Es una ruta que apenas tiene sombre, por lo que no es muy recomendable hacerla en verano, cuando las temperaturas alcanzan los 40 grados. Si acaso, hacerla bien temprano por la mañana, para despertaros bien.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Rutas Turísticas



Deja tu comentario