Setenil y su castillo, el abrigo de las rocas

Setenil

Lo primero de todo que os recomiendo: no os olvidéis de vuestra cámara de fotos para visitar Setenil y su castillo. Es lo primero que os digo, para que lo tengáis mucho más en cuenta. Setenil es de esos pueblos con los que acabas, como dice un amigo mío, con el cuello mirando hacia la Meca. Hay rincones de interés por todas partes, rincones curiosos que no creo que veáis fuera de aquí en algún otro lugar.

El Castillo de Setenil se yergue orgulloso contemplando la misteriosa forma del pueblo. Me imagino quién sería el primero de sus habitantes que descubrió que podía vivir prácticamente dentro de una roca. Cuentan hoy sus habitantes que sus cuevas pudieron servir de refugio natural a los pobladores prehistóricos. Pero claro, de aquella época no queda ya por aquí nadie para contarlo, por mucho que busquemos.

Los musulmanes, al entrar en la Península, se percataron rápidamente de la originalidad del lugar. Bien listos que fueron, ya que los cristianos tuvieron que sitiarla hasta en siete ocasiones para poder tomarla, debido a su orografía. ¿Habéis estado en la Catedral de Toledo?. Pues en el coro de esta Catedral hay una escena con el asedio de Setenil. Fijaros bien…

Hoy del Castillo de Setenil sólo se conserva la Torre del Homenaje, y el aljibe de planta rectangular. Desde allí podemos ver cómo baja el pueblo de Setenil, en una elevada pendiente, muy pegadito al cauce del río. Resulta espectacular contemplar desde aquí Setenil. No sé cuántas fotos pudimos hacer desde esta zona.

Curiosidad, misterio, historias, leyendas… Sentimos en la brisa de la altura un oleaje de emociones. Y es que, desde cualquier punto que nos detengamos a ver Setenil y los restos de su castillo, nos asalta la duda. ¿Habrá alguien viviendo tras esas piedras?. A buen seguro que sí, lo delatan lo bien conservados que están los geranios en las ventanas.

Foto Vía Flickr

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: , ,

Categorias: Setenil de las Bodegas



Deja tu comentario