El Castillo de las Almadrabas en Zahara

Castillo Zahara de los Atunes

El Castillo de Zahara de los Atunes y sus murallas fue construido en la primera mitad del siglo XV, y cumplía tres funciones en una: castillo, palacio y molienda. Un castillo de defensa contra la piratería turco-bereber, el palacio residencial de los Duques de Medina Sidonia, y una molienda o fábrica donde se preparaba el atún y se guardaba la sal, de ahí su nombre de Castillo de la Almadraba.

Originalmente era de aspecto cuadrangular, y contaba con tres torres, dos angulares, una al este y otra al oeste, y la torre central, donde se hallaba el campanario. De las tres torres sólo queda la de la izquierda. Es posible que existiera una cuarta torre en la zona sur, conocida como la Torre de Mirados, aunque los dibujos originales no la muestran como tal, sino dependencias dedicadas al duque. Una de estas torres la cita precisamente Miguel de Cervantes en su novela La Ilustre Fregona.

El Castillo de Zahara de los Atunes fue declarado Monumento Nacional el 22 de abril de 1949, y en 1985 lo designaron Bien de Interés Cultural. La pena es que hoy el castillo está en ruinas, y apenas queda la muralla y alguna de sus estancias.

Tanta importancia tuvo el castillo en su época, sobre todo en el siglo XVI, que sirvió de retiro real de la nobleza, que disfrutaba visitando la almadraba y degustando la gastronomía de la zona. Y es que esta zona era tan animada que se cree que de aquí proviene la palabra “cachondeo”, cuando los almadrabareros se gastaban unas juergas tremendas a orillas del río zahoreño del Cachón.

Foto Vía Go Zahara

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Zahara de los Atunes



Deja tu comentario