Parque Fluvial Río Pícaro en Algeciras

Parque Fluvial Río Pícaro

La primera impresión que os podéis llevar de Algeciras es de una ciudad de puerto de mar, industrial y con demasiados coches, y a la que se llega sobre todo, y en especial, si queremos cruzar hasta el Estrecho de Gibraltar, o bien trasladarnos en ferry a Ceuta o Melilla. Sin embargo, hoy queremos desterraros un poco esa impresión, ya no sólo por el interés de su centro histórico, sino también por otros lugares dignos de visitar.

Uno de ellos es el Parque Fluvial Río Pícaro, una zona verde casi oculta al oeste de la ciudad, en la zona de Getares. El mejor momento del año para visitar el parque es en primavera, cuando las temperaturas son buenas pero nada calurosas, y la hierba está plenamente verde y todo está en flor.

Para llegar al parque tomamos la carretera que va de Algeciras a Tarifa, hasta encontrar una rotonda con la señal de Getares. Aquí giraremos a la izquierda, y en la siguiente rotonda continuaremos recto hasta llegar a la playa. Allí podemos dejar nuestro coche.

La ruta se inicia cerca del aparcamiento. Un camino cuesta arriba nos lleva a una señal que indica la entrada al camino del río. Después de entrar en el parque, pasaremos por debajo de un primer puente peatonal, que conecta las urbanizaciones de la zona este y oeste del río. Ya desde aquí nos atrae enormemente la intensidad y el brillo de los colores del paisaje. En primavera, el color de la hierba, así como las flores, son muy coloridas. A unos cien metros, a la izquierda, un camino nos conduce hasta el río.

Continuando por el camino principal encontramos un segundo puente, donde hay otra entrada al parque. Cerca de la carretera se halla un mapa de la zona. En vez de dejar el parque por aquí, un poco antes de la carretera giraremos a la izquierda y tomaremos el camino que lleva al río. En verano es fácil llegar a pie, pero en primavera el río va lleno de agua, por lo que hay que mirar bien la zona.

Un poco más adelante veremos el tercer puente. Esta parte no es tan bonita como las demás, aunque hay un campo de rosas muy llamativo, donde se puede oír el zumbido de las abejas. El camino termina unos cientos de metros más adelante.

Para volver, seguiremos el mismo camino hasta llegar al tercer puente, que bordearemos por la parte oeste, sin cruzar el río en esta ocasión. Llegaremos a un pequeño arroyo, fácil de cruzar en primavera incluso, así que en verano apenas nos mojaremos. Después de cruzar el arroyo seguiremos por la parte oeste del río. Unos cientos de metros más adelante se llega al segundo puente, donde el camino parece volver a terminar en el agua.

Al cruzar el puente llegaremos a la zona de aparcamiento. Mirar hacia abajo mientras cruzáis el puente, para ver nadar a las pequeas tortugas. Esta pequeña ruta apenas tiene dos kilómetros y medio, por lo que en 30 o 40 minutos se puede hacer perfectamente. Podéis hacer un descanso a mitad de camino, tomar algo y disfrutar de la naturaleza oculta que aquí se encuentra. ¿Quién nos iba a decir que una ciudad portuaria como Algeciras podía ofrecernos algo así?. Sólo hay que indagar un poco…

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Algeciras



Deja tu comentario