Santa María de la Asunción y San Pedro en Arcos

Santa Mar�a de la Asunción

Visitar la provincia de Cádiz y no pasar un día en Arcos es un delito turístico de primera magnitud. La colosal figura de este pueblo, encaramado en la roca, es una visión que debería quedar grabada en vuestras retinas y en vuestras fotografías toda la vida. Dos de los grandes monumentos de esta ciudad son sus dos primeras iglesias, la de Santa María de la Asunción y la de San Pedro.

A la primera que nos acercamos es a la Basílica menor de Santa María de la Asunción, justo enfrente del enorme mirador que da al tajo y al río Guadalete. Se trata sin duda del primer templo de Arcos, en estilo mudéjar y levantado en el siglo XIV, justo en el mismo lugar en el que había estado la antigua mezquita musulmana. De todas maneras, la iglesia que vemos data fundamentalmente del siglo XVI.

La fachada que da a la plaza, junto con su torre, es uno de los símbolos característicos de la ciudad de Arcos. Si nos acercamos ya vemos que el estilo mudéjar dejó paso al gótico tardío, sobre todo en la amplia escalinata del exterior. Un par de fotografías o tres a la fachada son inexcusables, antes de pasar al interior.

Una vez dentro nos encontramos con tres naves de idéntica altura, separadas por robustos pilares. Lo más destacado del templo son las numerosas obras de arte que guarda .e ellas, y donde primero se fijará nuestra vista, es el retablo mayor, realizado entre 1585 y 1620. Presenta escenas relacionadas con la Virgen María.

Iglesia de San Pedro

Otro de los lugares importantes de esta iglesia es el coro, construido en 1728, al igual que una serie de cuadros que lo rodean. Cerca de aquí se halla el retablo con el cuerpo incorrupto de San Félix, así como el retablo de las Ánimas. Junto a la pila bautismal se halla una hermosísima tabla que presenta a la Virgen de Belén, así como una pequeña imagen en madera de la Virgen con el Niño.

Siguiendo hacia la parte baja de Arcos daremos con el segundo templo, la Iglesia de San Pedro. Fue construido en el siglo XIV, de estilo gótico, y presenta un aspecto de fortaleza. Su torre fachada es de gran envergadura, y fue levantada en el siglo XVIII, ya en estilo barroco.

De su interior yo me quedaba sin duda con el retablo mayor, de 1547, considerado de los mejores del gótico tardió en Andalucía. Presenta una magnífica colección de pinturas en tabla. Tras el coro hay un retablo con una Inmaculada, que guarada un belén que muchos dicen que fue realizado en Nápoles.

Talla importante de esta iglesia es el Crucificado de los Remedios, en la capilla de los Ayllones. A su lado se venera la Virgen de los Remedios, del siglo XVII.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Arcos de la Frontera



Deja tu comentario