La costa de Conil, acantilados y playas

Acantilados de Conil

Dicen muchos de los que visitan la costa de Conil últimamente que, desgraciadamente, el litoral se ha convertido en una zona demasiado urbanizable. Realmente, no lo niego, el ascenso del turismo provoca éste y otros muchos fenómenos que no parecen venirle bien al entorno. Sin embargo, os puedo asegurar que el paisaje sigue siendo una maravilla virgen muy singular.

Este paisaje ha provocado que podamos decir que hay dos tipos de playas en la costa conileña: las del norte, las que han estado más expuestas a la acción del mar, y son las que presentan un mayor número de calas y acantilados; y las playas del sur, con grandes extensiones de arena. Es por ello que practicar deportes como la vela y el submarinismo se hacen esenciales en esta zona de la costa gaditana.

Los acantilados de Conil son realmente impresionantes, empezando por los de la preciosa playa de Fuente del Gallo, que terminan casi en Chiclana. El color anaranjado y enrojecido de estos acantilados hace que, a la caída de la tarde, sea un auténtico espectáculo visual que no deberíais perderos. A todo ello hay que unirle el hecho de que se vea siempre fuertemente vigilado por las aguas que vienen del río Roche, o el arroyo de la Cala del Aceite, el arroyo del Quinto o el del Pradillo.

Los oleajes del mar provocan que se formen precisamente estos acantilados, erosionando la parte baja de las rocas. El efecto de esta erosión provoca que las rocas más cercanas caigan al mar o bien sean transportadas hacia las calas, provocando que los acantilados de Conil siempre se hallen en continuo cambio.

Los expertos han encontrado desde siempre aquí fósiles marinos que apuntan que hace unos 3 millones de años, toda esta zona de la costa conileña se encontraba sumergida en el mar. El Océano Atlántico llegaba mucho más allá en el interior de la tierra. Estos restos se han encontrando principalmente cerca del conocido Cabo de Roche, entre el Faro y la urbanización que hoy se ha levantado allí con el mismo nombre.

Es por ello que os animamos a venir a la costa de Conil, uno de los lugares más paradisíacos de la provincia de Cádiz. Sus paisajes vírgenes conforman una de las estampas más bonitas del litoral. Es por ello que para nada tenemos que pensar que la estética de esta zona se vea completamente destruida con el efecto del turismo inmobiliario.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Conil



Deja tu comentario