La ruta de las Fuentes del Hondón

Salto del Cabrero

Después de hacer algunas rutas un poco complicadas, en la excursión de hoy nos decidimos tomar una mucho más sencilla. un paseo familiar, disfrutando del aire fresco y del soberbio paisaje de la sierra de Cádiz. Una ruta esta, la de las Fuentes del Hondón, que se puede realizar en apenas 3 ó 4 horas, lo que si la empezamos tempranito, la podemos culminar con un magnífico almuerzo en cualquiera de los restaurantes de Ubrique, Benaocaz o El Bosque.

La ruta comienza justo antes del kilómetro 26 de la carretera A-373 que une El Bosque y Ubrique, donde veremos a nuestra izquierda una pequeña señalización que nos ofrece el desvío. Conduciremos hasta un lugar de aparcamiento donde termina el asfalto y empieza el camino de tierra. Allí nos encontramos con una granja escuela, donde los niños y los adultos pueden disfrutar de la cercanía de algunos animales domésticos, como cabras, vacas y cerdos.

Después de unos pocos cientos de metros, el camino continúa a la izquierda, con continuas subidas y bajadas que ofrecen una gran oportunidad para tomar unas cuantas fotos, incluyendo algunas excelentes vistas del Salto del Cabrero en frente nuestra.

En el punto más bajo de la ruta veremos el lecho de un arroyo a la derecha, que suele estar seco. Luego, un poco más adelante, el camino cruza por el río Hondón, un riachuelo que sigue su cauce en bajada. No caigáis en la tentación, si hace calor, de probar las aguas de este río como suelen hacer algunos de los animales que encontraremos por el camino. A partir de aquí, subiremos una brusca empinada, desde el que podremos ver, por ejemplo, el Castillo de Aznalmara.

Al llegar a la parte superior de esta cuesta, giraremos a la derecha y tomaremos un pequeño descenso que nos lleva a una bifurcación a la izquierda. Siguiendo este pequeño descenso llegaremos por fin a las fuentes del Hondón, que en función de las precipitaciones recientes, podrán ir desde una mínima cascadita, a un torrente precioso.

Podemos sentarnos aquí y contemplar el paisaje, refrescarnos en las aguas de las fuentes. También, los excursionistas más atrevidos, pueden hacer una pequeña ruta por los prados que se sitúan más allá de los manantiales y disfrutar de la vegetación, las formaciones rocosas y las aves, incluyendo los buitres que se suelen ubicar en la parte superior de los riscos.

Una vez que hayamos descansado, es hora de tomar el camino de vuelta. De allí, sólo nos queda reponer fuerzas en alguno de los muchos y hermosos pueblos blancos que rodean nuestra ruta de hoy.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Parques Naturales



Deja tu comentario