Las zambombas jerezanas, Navidad en Jerez

T�pica zambomba jerezana

Mis recuerdos de niño de la Navidad tienen sin duda sabor a zambomba jerezana. Cuando las calles se iluminan y el frío llama a la puerta con sus nudillos azules, la ciudad es un reguero de villancicos tradicionales. Llega el momento de reunirse en familia, y vivir buenos momentos. En Jerez, cuando llega diciembre, aunque hoy en día ya se adelantan a finales de noviembre, la mayoría de los bares, asociaciones y hermandades, organizan la tradicional zambomba.

La zambomba es un instrumento tradicional de estas fiestas muy artesanal, originalmente hecho de caña de bambú, tela y barro, con forma de tinaja. El sonido de la misma provoca el clásico soniquete que se suele escuchar en estas reuniones, en los que los amigos toman una copa y gustan de los dulces tradicionales, mientras los más animados, entonan villancicos. Bueno, los más animados y los que buscan guarecerse del frío con el cante.

Antiguamente, estas fiestas solían realizarse a la intemperie, en cualquier patio de vecinos, o bien en la propia calle, al arrullo de la candela. Hoy en día, la mayoría de establecimientos de la ciudad han hecho suya esta práctica tan tradicional, y durante el mes de diciembre, sobre todo en los fines de semana, reservan un día para celebrar su particular zambomba.

El anís, el vino, los pestiños y polvorones, son los productos más degustados. Ahora ya se prefieren los locales antes que hacer la zambomba a la intemperie, y se ha pasado de una simple reunión de amigos, a un lugar de encuentro de buena parte de la sociedad jerezana. Os puedo asegurar que desde finales de noviembre, y sobre todo tras el el puente de la Inmaculada, cada fin de semana puede haber en Jerez más de diez zambombas.

La gente suele hacer un pequeño recorrido, visitando una zambomba y otra, o bien, si el frío apremia, lo mejor es escoger una, hacerse un huequecito, y disfrutar del ambiente tradicional. El grupo que canta suele hacer un círculo, con la figura del que toca la zambomba en un lugar delantero. En ocasiones, los villancicos dejan paso al flamenco, y la fiesta se alarga hasta altas horas de la madrugada.

La zambomba no sólo es exclusiva de la noche, sino que existen algunas que se llevan a cabo durante el día, en especial los domingos. Aquí los platos que se degustan suelen ser también muy tradicionales, como la típica berza jerezana o un buen ajo campero.

Y es que Jerez, cuando llega la Navidad, canta como este rincón del sur sólo sabe hacerlo. Diciembre es el mes de las zambombas, el mes de reunirnos con los amigos y tomar una copita de anís, mientras, al fondo, suena un villancico y una bulería. Gloria bendita.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Jerez de la Frontera



Deja tu comentario