El Bosque – Benamahoma, la Ruta del Majaceite

El rio Majaceite

Cuando apenas contaba con 12 años de edad, hice por primera vez esta ruta, y ahora, con el tiempo, cada vez que busco un poco de relajación, contacto directo con la naturaleza, y ganas de respirar un poco de aire puro, vuelvo a ella, a recordar aquella primera vez con los compañeros del colegio, cruzando todos y cada uno de sus puentes de madera y cerrando los ojos para sentir dentro de los oídos el crepitar del río Majaceite.

El sendero comienza junto a un pequeño puente que cruza el río muy cerca del albergue juvenil de El Bosque, que se encuentra tras el Hostal Las Truchas. El sonido suave del río nos recorre como un fino caramelo líquido. A pocos metros de allí se halla la piscifactoría de El Bosque. Nos podemos acercar a las vallas para ver las piscinas, y a veces, con un poco de suerte, viene a saludarnos algún martín pescador.

A continuación seguimos el sendero a través de una vereda de grandes árboles, cuyas sombras nos refrescan si hemos decidido hacer nuestro recorrido en una época calurosa. Eso os iba a decir, ésta ruta se puede realizar en cualquier momento del año. La cercanía del río y los árboles proporcionan el frescor suficiente para su recorrido.

Más tarde comienzan a aparecer los pequeños puentes de madera que cruzan el río. Algunos de ellos apenas se levantan sobre un hilo de agua cristalina, y es más el paisaje de alrededor. Otros cruzan cascadas sinuosas, corrientes fuertes de agua, que corren bajo un laberinto de troncos y ramas que siempre hay que intentar adivinar de qué tronco parten.

A partir de aquí, el sendero inicia una ligera subida, que ya no nos deja hasta Benamahoma. Durante el paseo se observan muchas especies vegetales típicas del bosque de ribera, como las adelfas, los agracejos, las higueras, mimbreras o alisos. Hace unos años se podían ver incluso nutrias, aunque ahora resulta bastante complicado encontrar algunas de ellas.

En la parte alta de nuestro recorrido se hallan las ruinas de los molinos que aprovechaban la fuerza del río para moler el grano. Os sorprenderán también los helechos que hay alrededor. Nos queda muy poquito para concluir. Seguimos avanzando, bajo el pasillo majestuoso de unos eucaliptos, pasando la planta de recogida de aguas residuales.

Nada más concluir, lo mejor, una venta para reponer fuerzas, y sentarnos a contemplar las maravillosas fotografías que hayamos podido realizar. Ya sólo nos queda el camino de vuelta, por el mismo sendero, idéntico pero diferente. El río cambia de postura, y el recuerdo es más agradable.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Parques Naturales



Comentarios (2)

  1. María dice:

    Hola, voy a ir este fin de semana en pareja, yme gsutaría hacer la ruta del Bosque , ¿ sabes si hay que pedir algún tipo de permiso?. Gracias

  2. Carmen Marquez dice:

    Hola, María:

    Para el Parque Natural de Grazalema necesitarás un permiso que además hay que pedir con antelación, cierto. La oficina está en la localidad de El Bosque. Allí te podrán informar, pero ya te digo, se suele pedir con más de una semana de antelación.

    Saludos.

Deja tu comentario