Espera, las mejores vistas de la provincia

Espera

Espera es un pequeño pueblo, muy acogedor, de unos 4000 habitantes. El día que pasamos nosotros allí estaba lleno de excursionistas, que convierten el lugar en un destino muy animado. El pueblo valora su historia. Los edificios y los monumentos se conservan con mucho cuidado, y suelen estar en muy buen estado. Por esta razón, y por otras, los amantes de la historia disfrutarán de esta encantadora visita.

Espera es un pueblo lleno de sitios arqueológicos y pequeñas tiendas encantadoras. Además, es un paraíso para los amantes de la fotografía, con sus fabulosos rincones y paisajes. Cuando los moros entraron en ella, construyeron un castillo para defender sus fronteras. Pasaron muchos siglos en la zona, hasta perder el control de la zona en el siglo XIII. Hubo un breve período de dominación francesa en 1800.

Espera alberga una Reserva Natural, hogar de tres grandes lagunas que acomodan muchas especies de aves acuáticas, así como abundante vegetación, árboles y flores. Si podéis, acercaros a esta reserva natural durante la migración de los flamencos.

En septiembre se celebran aquí las Fiestas patronales del Cristo de la Antigua, considerado de interés nacional. Una de las principales atracciones de Espera es el Castillo de Fatetar, construido en el siglo XIII. El castillo está abierto para poderlo visitar y está en un magnífico estado de conservación. Es un excelente lugar para hacer fotos. Las visitas son gratuitas los domingos.

La Casa de la Cilla o el Molino de los Diezmos fue construido en el siglo XVIII. El edificio se utlizaba para recoger los diezmos de los ciudadanos de Espera. La estructura arquitectónica de la Casa es sencillamente preciosa. Dos iglesias de la zona ofrecen impresionantes vistas. La ermita de Santiago fue construida en el siglo XV y dispone de impresionantes detalles arquitectónicos. Por otro lado, la iglesia parroquial de Santa María de Gracia fue construida entre los siglos XVI y XVIII. Es magnífica y está muy bien conservada.

A la hora de comer, siempre pedimos platos típicos de la zona. Nos recomendaron un plato de calabazas con garbanzos, aderezado con ajo, hojas de laurel y tomate. También probamos bacalao fresco al horno con ajo y tomate. Otra tapa deliciosa fueron los garbanzos con frijoles, que se cocinan con trozos de salchicha en un rico caldo de tomate. Para postre, nada mejor que unos pestiños o unas torrijas.

Espera, una aventura histórica y campestre, un lugar para pasar un día estupendo, rodeados de siglos de historia y unas vistas impresionantes.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Espera



Deja tu comentario