Sancti Petri y el Templo de Hércules

Castillo de Sancti Petri

Sancti Petri es un pequeño pueblo de pescadores abandonado, situado justo al norte de la playa de la Barrosa. Justo enfrente se halla el antiguo castillo del mismo nombre. Este pueblo antiguo parece a simple vista desolado, pero tiene un encanto particular que nos atrajo a una visita más detallada. Justo antes del pueblo hay un puerto pesquero y un puerto deportivo con muchos buques abandonados.

Si continuamos la carretera pasando el antiguo pueblo podemos contemplar, esta vez sí, el puerto moderno, completamente diferente del anterior. Tiene una capacidad de amarre para 700 barcos, y encontraremos un club de yate, otro de windsurf y una escuela de vela, así como bares y restaurantes, el más conocido de ellos el Bongo Bar. Desde aquí encontramos las mejores vistas de la isla de Sancti Petri.

Al parecer, el general Franco usó la isla como un pequeño lugar de vacaciones para él y su familia. Cuando Franco murió, el lugar cayó en el olvido y la ruina. A pesar de que el pueblo está abandonado, algunos habitantes dicen que desde siempre se ha intentado renovar y darle nueva vida. Y todo ello porque el Castillo de Sancti Petri, hoy también abandonado, guarda una historia fundamental de Chiclana.

Este castillo es sin duda una de las atracciones turísticas que no debéis perderos en la provincia. Aparte que, desde él, podemos tener las mejores vistas del Parque Nacional de la Bahía de Cádiz. La pequeña isla de Sancti Petri está situada también en el extremo sur de San Fernando, en la desembocadura del estrecho canal de Sancti Petri. Hace mucho tiempo estaba unida a Cádiz a través de una carretera, abandonada hoy por la erosión del mar, aunque aún se pueden ver rastros de ella.

Vista de Sancti Petri

Si seguimos hablando de historia, es en esta pequeña isla de Sancti Petri donde se halla el famoso Templo de Hércules, también llamado Heraklion,  uno de los santuarios más importantes del mundo antiguo. Pomponio Mela, uno de los más afamados historiadores latinos, aseguraba que bajo el templo se hallaban los restos del mismo Hércules, y por ese motivo el templo se hizo tan famoso. Diversas fuentes históricas afirman que muchos y grandes personajes de la historia llegaban hasta aquí para visitar el templo.

Uno de ellos fue Aníbal, quien llegó hasta aquí para hacer sus ofrendas y pedir por sus empresas, antes de partir hacia la conquista de Italia. Además, se dice que en este templo, Julio César soñó con sus victorias que justo después lloraría con lágrimas de envidia viendo los triunfos de Alejandro Magno.

El santuario se encontraba en la parte más antigua de la ciudad, y constaba de un  gran patio abierto, en cuya puerta había dos enormes columnas. Éstas son las famosas puertas que representaban en bronce las estatuas del héroe dedicadas a sus doce trabajos. Los historiadores afirman que el templo se fundó durante la guerra de Troya, a principios del siglo VII a.C

En las columnas de la entrada, probablemente hechas en bronce, los marineros hacían sus sacrificios a Hércules. En el santuario abundaban los altares de bronce, con el fuego sagrado, que mostraban escenas de la vida del héroe. Fue durante el Imperio Romano cuando el templo llegó a su máximo esplendor, y fue puesto bajo el mando del emperador Trajano. Numerosas estatuas se han encontrado en los restos del templo, que demuestran la enorme importancia que tuvo en su momento. Hoy en día, en el escudo de la provincia, aparece el propio Hércules junto a las columnas de su templo.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: San Fernando



Deja tu comentario