Trebujena, las marismas de Palomares

Trebujena

Trebujena es un pueblo de la provincia de Cádiz que se halla situado a 50 kilómetros de la capital, y cuenta con casi 7000 habitantes. Se halla en la frontera con la provincia de Sevilla, de fácil acceso a través de la carretera C-441. Está rodeada por las marismas del Guadalquivir, hogar de numerosas especies de aves acuáticas.

Los fenicios y los romanos pasaron por la ciudad, siendo denominada Trabuxena por los árabes. Es uno de los pueblos que forman parte de la Ruta del Vino de la provincia, produciendo excelentes vinos y un gran aceite de oliva. También cuenta con una importante ganadería local, con sus toros de lidia, siendo los alrededores muy populares para la práctica de la caza.

Si os acercáis a Trebujena no dudéis en visitar la Parroquia de la Purísima Concepción, del siglo XVII. Una de sus principales características es la Puerta del Perdón, en la parte inferior del edificio. En su interior hay un precioso crucificado barroco, obra de Gaspar Ginés, de 1636. Otra escultura importante es la Virgen con el Niño, de 1579, del bajo renacimiento. A ambos lados de la Puerta del Perdón hay colgadas dos enormes pinturas, Nuestra Señora de los Ángeles y la Resurrección de Lázaro.

La Capilla de la Virgen de Palomares es una capilla rectangular construida alrededor de una única nave que acaba en el altar mayor. La parte central del techo está pintada con una paloma, lo que explica el nombre dado a la capilla. Mención especial debe hacerse al campanario y la puerta, muy parecida a la del Perdón de la iglesia de la Concepción.

En su interior lo que más nos llama la atención es su retablo, de estilo churrigueresco, con la capilla central de la Virgen de Palomares, patrona de Trebujena. Una imagen para ser vestida. La leyenda popular cuenta que Nuestra Señora fue descubierta por un campesino mientras araba el campo con sus mulas. Estaba dentro de una cueva excavada en el suelo, donde también encontraron una paloma, lo que explica su nombre. Esta aparición se produjo hacia 1444.

Hay que destacar también el Cristo de la Vera Cruz, que se remonta al siglo XV o XVI y la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, de gran devoción popular, y que sale a las calles en procesión cada Viernes Santo. Las pinturas que cuelgan de las paredes del templo fueron obras de las monjas del la Orden de Santa Clara, quienes en 1950 fundaron el Convento de Nuestra Señora de Palomares. El edificio fue construido en 1757, no terminándose la restauración del techo hasta 1994.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Trebujena



Deja tu comentario