Alcalá de los Gazules, turismo e historia

Alcalá de los Gazules

Alcalá de los Gazules está situada en pleno centro de la provincia de Cádiz, entre el mar y la montaña. Se encuentra a sólo 23 kilómetros al este de Medina Sidonia. La mayoría de los turistas que atraviesan la carretera A-381, que va de Jerez a Los Barrios, deben pasar por esta localidad, y pararse a contemplarla.

Pueblo blanco que apenas ha variado en los últimos años, su casco histórico fue declarado Histórico-Artístico en 1984, reconocimiento otorgado por sus excelentes ejemplos de arquitectura neoclásica y barroca, así como por sus casas típicamente andaluzas que le dan una atmósfera completamente genuina y local.

Alcalá también fue reconocida en 1924 por el famoso poeta granadino Federico García Lorca, que escribió en agradecimiento a su patriotismo andaluz: «Yo que soy aliento de Málaga, de Cádiz y de Alcalá de los Gazules»…

Alcalá de los Gazules se encuentra en la famosa Ruta del Toro y está en el corazón del Parque Natural de los Alcornocales. Grandes terrenos de verdor, tranquilidad y aire puro rodean el pueblo. Pasear por Alcalá, tendréis a su vez la oportunidad de comprar productos artesanales locales en algunos de los pequeños comercios de la ciudad. No sólo los amantes de la naturaleza se sienten atraídos por Alcalá, sino también las personas aficionadas al mundo de la caza.

El centro de la ciudad es compacto, con sus calles desiguales. Plazas nobles y fachadas pintadas de blanco que nos deslumbran. Quizás para el turista hay menos bares y restaurantes que en las ciudades costeras, así como menos posibilidades a la hora de escoger alojamiento, con varios hostales de dos y tres estrellas y algunos hoteles económicos en sus alrededores.

Aún así, Alcalá tiene su encanto, faltaría más. En tiempos de la conquista musulmana, la villa fue conocida como Qalat a Yazula o Castillo de los Gazules, entregada a los reyes de Granada. Todavía hay algunos restos del castillo del califato árabe. Fue en 1264 cuando la ciudad fue ganada de nuevo por los cristianos, a manos del rey Alfonso X, quien fue el que le dio por primera vez el nombre de Alcalá de los Gazules.

Algunos años después, la ciudad pasó al señorío de los Duques de Alba, quienes construyeron las iglesias y conventos de San Jorge y San Francisco, y el Convento de Santo Domingo, todos los cuales se pueden visitar hoy. Otros monumentos históricos que bien valen la pena visitar son el Santuario de la Virgen de los Santos, a 5 kilómetros de Alcalá, y la Fuente de la Salada, de origen romana y construida para permitir el flujo de agua a la ciudad.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Alcalá de los Gazules, Pueblos de Cadiz



Deja tu comentario