Cadiz, el nacimiento de las torres miradores

Torres miradores

La historia contemporánea de Cádiz es una de las más ricas de España. En el siglo XVIII, el comercio era la actividad principal en la ciudad gaditana. Desde Sevilla se trasladó hasta aquí la Casa de Contratación, en el año 1717. Este hecho supuso la culminación de un importante proceso que llenó de oro las arcas de los comerciantes. Aún así, hay que reconocer que, estos comerciantes que vivían en la ciudad, eran en su mayoría genoveses, florentinos y flamencos, sobre todo.

El comercio de la ciudad de Cádiz se realizaba fundamentalmente con las Indias, con el Nuevo Mundo descubierto hacía ya más de dos siglos, Cuba, las Antillas, Puerto Rico. Es en esta época cuando Cádiz sufrió una completa transformación. De entonces, gracias a la emergente economía gaditana, datan las casas y los edificios de gran envergadura que aún hoy se pueden ver en la ciudad. Fueron precisamente los comerciantes los que corrieron con los gastos de las construcciones.

La fortuna de estos comerciantes crecía rápidamente. Es por ello que, donde crece el dinero, el peligro está presente. Vientos contrarios, tormentas inesperadas, ataques de flotas enemigas y, para colmo, la llegada al puerto de Cádiz, con canales estrechos y rocas traicioneras. Precisamente, las aguas gaditanas están llenas de tesoros de los barcos que no consiguieron alcanzar el puerto y se iban a pique, con la vista de Cádiz al fondo.

Por esta razón nacen y se erigen en Cádiz las torres miradores. Fueron levantadas en las cumbres de las casas, y ayudaban a mitigar la ansiedad de los comerciantes ante la falta de noticias de sus barcos y mercancías. Desde ellas se podía ver como toda una familia entera oteaba el horizonte marino a la espera de ver por fin sus naves. Son muchas las que se construyeron. Hoy en día se conservan en pie hasta 120 de ellas, la mayoría en perfecto estado de conservación.

Realmente son de gran belleza, ya que se alzan sobre las casas, que ya de por sí eran fastuosas. Las torres miradores representan uno de los símbolos más característicos del urbanismo de la capital. Si la visitáis, os encontraréis muchísimas de ellas en el casco antiguo de la ciudad. En la Plaza de España, por ejemplo, hay hasta cinco torres miradores, o la de la bellísima casa del número 13 de la calle José del Toro, o las dos de la Casa del Almirante, en el antiguo barrio del Pópulo.

En la actualidad, la más famosa es la célebre Torre Tavira, la más alta de la ciudad, famosa por su aire mudéjar, tan singular, y porque en ella se sitúa la Cámara Oscura, un lugar desde el cual poder otear toda la ciudad de Cádiz. Para que os hagáis una pequeña idea, aquí os dejamos con un vídeo en el que podéis contemplar Cádiz desde la altura de la Torre Tavira. Esto es lo que podían ver los comerciantes del siglo XVIII desde las alturas de la ciudad.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Cadiz Capital



Deja tu comentario