Barbate, la villa de los pescadores

Barbate

Barbate es el típico pueblo de pescadores. Tradicional, familiar, acogedor, se sitúa en la ensenada de su nombre, en el marco incomparable del Parque Natural de la Breña y las Marismas del río Barbate. Hasta 1938 perteneció al pueblo de Vejer de la Frontera, aunque su asentamiento ya fue habitado por los cartagineses, atraídos por la pesca del atún con el sistema de la almadraba. Los romanos la ocuparon, llamándola Baessipo, y la convirtieron en uno de sus puertos más importantes, comerciando el famoso garum, una salsa de pescado conocida en todo el imperio.

Tras la batalla del Guadalete, los musulmanes construyeron el castillo de Barbat. En 1307 la villa pasó a manos de los Duques de Medina Sidonia. De ahí hasta la Batalla de Trafalgar, Barbate se convirtió en punto estratégico de vigilancia del paso del Estrecho.

Nada más llegar a Barbate nos adentramos por la Avenida del Generalísimo, arteria que divide en dos el pueblo. A la izquierda se halla la zona más antigua y a la derecha la más moderna. Esta avenida lleva hasta el puerto pesquero y el pequeño puerto deportivo. Desde aquí es donde accedemos a la travesía que nos lleva hacia los pinares y hacia Caños de Meca. En la misma Avenida se halla la Plaza de la Inmaculada, un precioso parque con un monumento en homenaje al pescador. En la misma plaza se sitúan el Ayuntamiento y la parroquia de San Paulino, templo moderno pero muy bonito.

Pasamos a la calle Álvarez Quintero, que nos lleva a la avenida de José Antonio, y de allí al caserío de pescadores. Es quizás la zona más íntima y recoleta de Barbate. Callejuelas estrechas y pequeñas de casas inmaculadas. Entramos en el barrio a través de un arco que da paso a la calle Nuestra Señora de la Oliva. Desde allí pasamos a la plaza de Carlos Cano, preciosa con sus jardines. Al lado está la Plaza del Carmen y la calle Cabo Diego López, calle larga que bordea el río hasta el barrio del Chinar y hasta el antiguo puerto de pescadores, donde podéis ver la lonja antigua de 1940.

Playa de la Yerbabuena

Esta calle termina en la desembocadura del río Barbate, de donde parte el paseo marítimo, con la vista de la preciosa playa del Carmen. De las playas de Barbate que más me gustan es la que hay a las afueras del pueblo, la de la Yerbabuena, ya que es uno de los lugares con más bello paraje del lugar, rodeada del Parque Natural de la Breña y sus acantilados de hasta 100 metros de altura, con sus manantiales de agua dulce.

Gastronomía

Indiscutiblemente, el atún de almadraba es el producto más típico de la cocina barbateña. Se puede cocinar encebollado, a la plancha, aliñado, mechado, etc… Cómo no, los pescados de la bahía, con los que se pueden preparar platos como los fideos con caballa. La repostería también es famosa, por ejemplo con el piñonate, las canastillas piñoneadas y el guirlache de almendras con chocolate. En Navidad es típico hacer pestiños, y en Semana Santa, los rosquetes.

Fiestas

En febrero tenemos el carnaval de Barbate, lleno de animación y colorido. El 13 de mayo se celebra la verbena de la Virgen de Fátima. También tiene lugar en Barbate la noche de San Juan, entre el 23 y el 24 de junio, cuando se encienden hogueras en la playa de la Yerbabuena, en las cuales se queman los juanillos. Del 15 al 19 de julio son las fiestas de la Virgen del Carmen, con su procesión marítima. Muy popular también es la Sardinada y el Encuentro con los sabores del mar.

Cómo llegar

Lo mejor también es acercaros en autobús. La línea de Transportes Comes es la que opera en la villa, enlazándose con Sevilla, Algeciras y Cádiz, principalmente. El aeropuerto más cercano es el de Jerez de la Frontera, a una hora, y las estaciones de trenes las de Cádiz y San Fernando.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Barbate, Pueblos de Cadiz



Deja tu comentario