Jimena de la Frontera, el castillo del horizonte

Vista de Jimena de la Frontera

Jimena de la Frontera es, sin duda, uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Cádiz. Se encuentra en un lugar perfecto, entre la Sierra de Ronda y el Estrecho de Gibraltar, a escasos kilómetros del Parque Natural de los Alcornocales. Jimena fue declarada Conjunto Histórico Artístico en 1983. Conocerla supone encontrarnos con la belleza paisajística e histórica de un lugar que merece la pena en todos los sentidos.

Jimena duerme alrededor de su castillo, erigido en la Sierra de San Cristóbal. En sus inmediaciones corre el río Hozgarganta, formando bellos parajes. Referencias de Jimena tenemos desde época inmemorial. Aquí se han encontrado restos romanos, árabes, incluso en la cueva de Laja Alta se han hecho descubrimientos de la era prehistórica. Jimena fue reconquistada por la cristiandad en 1489, aunque anteriormente ya lo hicieron pero, al ser Jimena un importante punto comercial, presentó mucha más batalla, y fue tomada en dos ocasiones por los árabes.

Jimena destaca por el conjunto de su castillo. La Torre del Homenaje es la más alta, con 13 metros de altura, erigida en el centro de la fortaleza. Resulta curiosa porque es una de las pocas torres árabes circulares que existen en España. Era la torre desde la cual se avistaban la llegada de enemigos a la ciudad. El Castillo de Jimena fue declarado Monumento Nacional en 1931. Si subís hasta él, podéis divisar una panorámica espectacular: a un lado, la serranía gaditana, ya lindando con la malagueña, y al otro, el mar del Estrecho de Gibraltar. Fue construido a mediados del siglo XIII. Se accede a él a través de una calzada empedrada de 85 metros, cuyo origen bien pudiera ser romano.

Detrás del Castillo se sitúa lo que se conoce como el Baño de la Reina Mora, una pileta que se halla junto a los restos de una iglesia mozárabe que estaba labrada sobre la roca viva, muy común en esta parte de Andalucía Occidental. A la izquierda del baño se encuentran cuatro grandes nichos, que corresponde a otra iglesia mozárabe. La pileta, de la que muchos en Jimena cuentan leyendas de mujeres moras, sólo fue la pila bautismal de la pequeña iglesia.

Castillo de Jimena de la Frontera

Dentro ya de Jimena de la Frontera, debéis visitar en primer lugar la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, convento de los Mínimos desde el siglo XVI. Resulta particularmente encantadora la fachada, el campanario, y el claustro interior. En la Plaza de la Constitución se halla lo que aquí se conoce como el Campanario, el único resto que queda de la Iglesia de Santa María la Coronada. En su interior hay una escalera de caracol por la que se puede subir. La demolición de la iglesia, debido a su mal estado de conservación, se produjo en 1946.

A 2 kilómetros de Jimena se alza el Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles, de 1450. En Jimena se le conoce como el Convento, por residir allí hasta 1820 la orden de los Mínimos. El claustro del Santuario es precioso, con unos jardines y un pozo. La Virgen de los Ángeles celebra sus fiestas el primer domingo de septiembre, las más esperadas por los ciudadanos.

A 7 kilómetros de Jimena se hallan las cuevas de la Laja Alta. En ella podréis ver pinturas rupestres, muy curiosas además, porque serán de las pocas en las que halléis dibujadas figuras de barcos.

Por todo esto y mucho más, debéis visitar Jimena de la Frontera. Un pueblo blanco, encalavado entre la sierra y el Estrecho. Un pueblo donde la historia ha dejado recuerdos imborrables.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Jimena de la Frontera, Pueblos de Cadiz



Deja tu comentario