Cadiz, el Oratorio de la Santa Cueva

Oratorio de la Santa Cueva

En mis años de estudio en Cádiz siempre recorría el mismo camino, casi como una procesión religiosa: San Francisco, Columela, Rosario. Calles que se convertían en la sombra de mis pasos y en uno de los lugares más bonitos del centro histórico de la ciudad. Allí mismo, en la calle Rosario se hallaba y se halla uno de los templos más inquietantes, misteriosos y maravillosos de Cádiz. Una joya artística de primera categoría que siempre fue aquel rincón oculto de mis pasos, y que hoy, os presento como uno de los tesoros mejor guardados de la provincia: el Oratorio de la Santa Cueva.

El oratorio, que en su tiempo perteneció a la Congregación del Retiro Espiritual, se debe al padre Sáenz de Santa María. Este sacerdote era hijo de un importante comerciante del que heredó una inmensa fortuna. Con este dinero quiso engrandecer la Congregación del Retiro Espiritual. Así, adquirió una capilla subterránea que ya se encontraba, y las casas que sobre ella existían. Seguidamente, reconstruyó enteramente la cueva y edificó una nueva capilla en la planta superior.

El Oratorio de la Santa Cueva se compone de tres naves separadas por gruesos pilares, sin más adorno que un Calvario situado en el presbiterio, sobre el que, a través de la cúpula, cae un hilo de luz, la única iluminación de la capilla. Imagináos el ambiente del interior…

Un silencio que traspasa, la penumbra marcando el tempo de la espiritualidad. Aquí es donde se reunían los miembros de la Congregación, sólo los hombres, ya que las mujeres tenían prohibida la entrada, y se flagelaban las espaldas con cuerdas de gruesos nudos, al ritmo que imponían las oraciones del sacerdote.

Ahora, claro está, nadie practica estos ritos. Hoy en día, en la mañana del Viernes Santo, se celebra aquí el sermón de las Siete Palabras, ceremonia durante la que se interpreta el Oratorio que Joseph Haydn, el mejor compositor de la época, escribió expresamente para la Cueva. La parte más luminosa y de mayor esplendor se halla en la capilla superior. Esta sala os deslumbrará realmente. Fue construida entre 1792 y 1796. Consiste en un salón con columnas jónicas de planta ovalada. Sobre la planta descansa una preciosa cúpula, decorada con pinturas.

Interior del Oratorio

La capilla está consagrada al Santísimo Sacramento, que se ubica en el presbiterio en un espléndido sagrario con la puerta de plata tallada, flanqueado por dos ángeles orantes. También hay dos ángeles que portan lámparas sobre el retrato del padre Sáenz de Santa María, pintado tras su propia muerte. Precisamente, el fundador de la orden se halla enterrado en una tumba a la entrada de la capilla.

Completan la capilla dos extraordinarios relieves, uno de La comunión de San Estanislao de Kostka y otro con La comunión de San Luis Gonzaga. En la parte superior se remata el conjunto con tres pinturas de Goya, El milagro de los panes y los peces, La Santa Cena, y El invitado a las bodas.

Sin duda, uno de los lugares con mayor encanto de Cádiz. Un paseo por el centro de la ciudad bien merece una parada en este singular edificio. Os maravillará.

Lo podéis visitar de martes a viernes, de 10.00 a 13.00 y de 16.30 a 19.30 horas. En verano, el horario de tardes es de 17.00 a 20.00 horas. Los sábados y domingos, la visita es de 10.00 a 13.00 horas.

Los lunes y festivos, permanece cerrado

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Cadiz Capital



Deja tu comentario