Benamahoma, el rio blanco de la sierra

Vista de Benamahoma

Vista de Benamahoma

Uno de los rincones más hermosos y relajantes de la provincia de Cádiz es el pequeño pueblo blanco de Benamahoma, situado en plena sierra gaditana, entre el Bosque y Grazalema y en el corazón del Parque Natural Sierra de Grazalema. La vista del pueblo desde la carretera es una de las mejores panorámicas de la provincia, ya que la blancura de las casas muestra en fila india la extensión del pueblo sobre la Sierra del Pinar.

Una extensa y frondosa vegetación de encinas y huertas rodean el pueblo. El frescor del lugar se complementa con el río Majaceite y la multitud de riachuelos y arroyos que sobresalen de la sierra. Sin ir más lejos, Benamahoma es famosa por su Fuente del Nacimiento, un hermoso riachuelo en donde bucean a su antojo miles de truchas, uno de los platos más exquisitos de la zona.

Los orígenes de Benamahoma proceden del árabe. Concretamente su nombre significa Ibn-Mohamed o hijos de Mahoma. No es de extrañar que lo recóndito del paisaje sirviera a los musulmanes para sus correrías, aunque el pueblo fue en esta época uno de los puntos de descanso de los árabes en su camino hasta Jerez o Medina Sidonia.

El interior de la población presenta una sucesión de calles empinadas y casas encaladas de bella factura. Tejados rojos que se cruzan con la vegetación y el colorido de las macetas en la fachada, hacen de este lugar uno de los lugares más turísticos de la provincia. Precisamente, Benamahoma siempre ha sido uno de los enclaves predilectos del turismo rural. Los vecinos de la localidad se dedican a alquilar casas a los turistas, para fines de semana en especial, o incluso semanas o quincenas. La mayoría de las casas están perfectamente equipadas y, por experiencia propia, os puedo asegurar que los vecinos son tremendamente encantadores y os ofrecen todo tipo de facilidades para el alquiler.

Ruta por el Majaceite

Ruta por el Majaceite

En Benamahoma se celebra del 2 al 5 de agosto las Fiestas de Moros y Cristianos, una auténtica explosión de pólvora y ruido en el que los ejércitos de uno y otro bando se enfrentan para disputarse la figura de San Antonio, el patrón del pueblo, fiesta que se celebra en la localidad cada 13 de junio, con una procesión del santo. Durante el fin de semana que duran las fiestas de moros y cristianos, podéis recorrer el pueblo, entre los estallidos de los trabucos, asistiendo a los espectáculos y las luchas de los ejércitos. Las batallas concluyen el domingo con la victoria definitiva de los cristianos junto al río. Aunque el lunes por la tarde sigue la fiesta con el encuentro de los moros con sus mujeres, y un refrescante baño de agua para todos los vecinos con mangueras.

Así pues, si queréis conocer de primera mano la sierra de Cádiz, pasar un fin de semana tremendamente relajante, junto al Parque de la Sierra de Grazalema, y recorrer a pie una de las rutas más interesantes de la provincia, la que va desde Benamahoma a El Bosque, subiendo el curso del rio Majaceite, sólo tenéis que pasaros por Benamahoma, el pequeño pueblo encalado, antigua propiedad de los hijos del profeta.

Imprimir

Categorias: Benamahoma, Pueblos de Cadiz



Deja tu comentario