El Campo del Sur, pincel del horizonte

Cádiz, ciudad trimilenaria, casi tantos años como monumentos, casi tanta vida como rincones donde perderse, donde cortejar la brisa marina que baja como una mujer azul desde el Barrio de la Viña hasta el quejío gitano de Santa María. Cádiz la ciudad que ríe, la tacita de plata que se esconde en los bloques de piedra cuando el sol se peina en las barquillas de la Caleta, Cádiz la novia guapa del Poniente y del Levante, la musa amarilla que en la noche viste de romance las murallas de piedra.

Campo del Sur

San Juan, el Mentidero, el Pópulo o Puntales. La Viña y Santa María, la sonrisa de las olas que duermen en el Puente Canal, y el beso que el Castillo de San Sebastián le roba cada mañana al Castillo de Santa Catalina. Pasear por Cádiz es imitar lo que en 3000 años de historia han hecho fenicios, romanos y cartagineses, buscar la esencia de los barrios medievales, cantar en lo alto de las Puertas de Tierra aquello de: «con las bombas que tiran los fanfarrones, se hacen las gaditanas tirabuzones».

Hoy nos quedamos en la estampa única e incomparable del Campo del Sur. La extensa avenida que, atravesando las Puertas de Tierra, bordea el casco antiguo de la ciudad, dejando a nuestra izquierda el correteo cristalino del mar. Aquí los atardeceres son sencillamente una parada obligatoria, un museo de colorido sin igual. El sol va bajando lentamente, despidiéndose de Cádiz, quien le ofrece el adiós de las cúpulas de la Catedral y el beso nostálgico de la Cárcel Vieja. Detrás de ésta, la Iglesia del Nazareno, el regidor perpetuo de la ciudad, guiando este recorrido incomparable de luz y noche.

El Campo del Sur, con sus casitas de colores. Azules, blancas, rosas, como un puzzle mágico sorprendidas en el horizonte, guardando el ronroneo que al fondo emite la marea de la playa de la Caleta. El Campo del Sur es el paseo que no ha de perderse, es la fotografía que en todos los álbumes lleva por título Cádiz, la catedral del viento, Cádiz, el horizonte a fuego vivo. El Campo del Sur, donde a los romanos les dió por asentar su teatro, porque no encontraron otro lugar que les enamorara tanto, el rompiente de las sirenas que, en forma de bloques de piedra, duermen en la orilla la lentitud de los siglos.

Cádiz, ciudad trimilenaria, Cádiz salada claridad en la voz de aquel poeta, enjambre de sol y agua. Campo del Sur y Cádiz, cuna del pincel del horizonte.

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Cadiz Capital



Comentarios (1)

  1. Teresa dice:

    Felicito al que ha escrito el comentario de arriba por que a logrado describir a Cádiz al pie de la letra,y yo ahora describo a Cádiz en pocas palabras:Lo más bonito de to’ el mundo.Me he enterado de que Cádiz está reconocida por tener las mejores playas de Andalucía.

    Razón no le falta desde luego.Y por cierto ha escrito este comentario una gaditana
    Y me despido diciendo un trocito de una canción que dice:»La Habana es Cádiz con más negritos,Cádiz es la Habana con más salero».

Deja tu comentario