La Plaza del Arenal, el corazón de Jerez

Plaza del Arenal, Jerez de la Frontera

Bienvenidos a la Plaza del Arenal, bienvenidos al corazón de Jerez de la Frontera. Esta plaza se supone el centro de la ciudad, aunque no lo sea geográficamente, y es un punto de encuentro, un espacio donde tienen lugar muchas actividades, donde se puede comer y tomar algo, pasear y relajarse. En definitiva, un lugar por el que seguro vas a pasar si visitas esta preciosa ciudad del sur de Andalucía.

Para encontrar el origen de esta plaza nos tenemos que remontar a mediados del siglo XIII, cuando Alfonso X El Sabio conquista la ciudad. Este rey decide erigir una especie de Plaza Mayor, si bien el mejor lugar que encuentra es fuera de la muralla, una gran explanada en la que ya los árabes practicaban juegos y hacían carreras de caballos.

El nombre de la misma, Arenal, viene de eso, de ser en su origen un gran Arenarium, una explanada de arena lista para toda clase de juegos. Hay que señalar que a lo largo de la historia, la plaza tuvo distintas denominaciones como por ejemplo, Plaza de los Reyes Católicos, o incluso más recientemente Plaza de la Constitución. Pero al final, la denominación que queda es la original, tanto que hay gente en Jerez que no sabe la de nombres que ha tenido.

En el centro de la Plaza se encuentra una gran fuente coronada por una estatua en honor a uno de los vecinos ilustres de Jerez, el político y militar Miguel Primo de Rivera que llegó a ser jefe del gobierno español. La estatua se construyó y se colocó en esta plaza en 1929, poco antes de su muerte, y fue un trabajo del escultor valenciano Mariano Benlliure, del que podréis encontrar trabajos en toda España.

Como decía al principio, la Plaza del Arenal es un lugar para pasear, pero también se puede detener uno a tomar algo en los bares que hay en ella. Otra cosa que podéis hacer en este céntrico lugar es montar en el Tren Temático de Jerez y conocer Jerez en este medio de transporte.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Jerez de la Frontera



Deja tu comentario