Breve historia de Cádiz

Plaza de España en Cádiz

Nos situamos en el año 1100 antes de Cristo, esa es la fecha en la que se cifra aproximadamente la fundación de Cádiz, de ahí que sea común decir decir eso de “Cádiz, tres mil años te contemplan”. Ciudad trimilenaria, fundada por los fenicios y bautizada con el nombre de Gadir, está también considerada como la ciudad más antigua del mundo de Occidente, si bien esto está por verificar.

Aquella Cádiz se convierte en una ciudad portuaria volcada al comercio gracias a su privilegiada situación estratégica, puerta de comunicación entre el Meditarráneo y el Oceano Atlántico. Aquella Cádiz probablemente sería una ciudad bastante parecida a la Cádiz que conocemos ahora, una ciudad comercial, marítima, viva y alegre, y no tan oscura y triste como durante la época de caída del Imperio Romano.

Como la mayoría de ciudades griegas y fenicias, Cádiz fue romanizada tras la llegada de estos a la Península Ibérica, pasando a ser conocida como Gades, de donde viene oficialmente el gentilicio actual de gaditano. Gades alcanzaría un gran apogeo, y llegó incluso a estar comunicada con Roma a través de la Vía Augusta, pero con el declive del Imperio Romano y el fin de las relaciones comerciales de las que tanto se beneficiaba la ciudad, Cádiz cae en una época de declive y abandono.

En este punto de la historia tenemos que hacer un pequeño inciso y desplazarnos hasta Tarifa. Estamos en el año 711 y un grupo de soldados musulmanes cruza el Estrecho de Gibraltar desembarcando en la actual Tarifa. Fue por tanto por la provincia de Cádiz por donde comenzó la rápida invasión musulmana y donde comenzó esta era de dominación que abarcaría tantos años y siglos de la historia de España.

El año 711 fue también el último de los godos, fin que se certifica con la caída y derrota de Don Rodrigo en la Batalla del Guadalete, una batalla que los historiadores aún no se ponen de acuerdo en situar, bien en la campiña de Jerez, bien en la comarca de La Janda, cerca de Barbate.

La Cádiz musulmana pasa a llamarse Qadis y no es ni mucho menos la ciudad más importante de la zona. Se mantiene por tanto el declive que se arrastra desde el siglo III y Cádiz queda bajo la jurisdicción primero de la Cora de Saduna, con capital en la actual Medina-Sidonia, y del reino Taifa de Arcos, más tarde. No sería reconquistada por Alfonso X El Sabio hasta el siglo XIII, y repoblada con gente traída desde Cantabria, de ahí la especial relación que guarda Cádiz con esa tierra del norte de España.

Ahora toca hacer un nuevo punto de inflexión y señalar que en 1492 Cristobal Colón descubre América. Esto marca un antes y un después para Cádiz y otras ciudades de la Bahía, como El Puerto o Sanlúcar, que iban a beneficiarse entonces del incesante comercio con las Indias. Más tarde, Cádiz obtendría el privilegio del monopolio comercial con las Américas, viviendo su particular Siglo de Oro.

Dos hechos marcan el destino de Cádiz y sobre todo de España en el siglo XIX. Uno, la Batalla de Trafalgar donde el Imperio español cae derrotado ante los ingleses, en las costas de Barbate. Y dos, la invasión napoleónica y el único reducto que resiste en toda España, Cádiz. La ciudad se convierte en ese momento en la capital de España y en el caldo de cultivo donde se fraguan las ideas que luego formarán parte de La Pepa, la constitución de 1812, la primera de España y la más liberal hasta entonces de lo que se llevaba por Europa.

Y qué mejor modo de terminar este repaso a la historia de Cádiz que con La Pepa, aunque mira que luego ocurrieron cosas como la Revolución Liberal, la pérdida de las colonias que tan tocado dejó el comercio marítimo o la explosión del polvorín que destruyó media ciudad, ya en el siglo XX. Historias todas ellas tristes que han forjado el carácter de los gaditanos, pero que no han borrado la alegría de sus corazones ni la sonrisa de sus caras.

Foto Vía Alfonso Jiménez

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de cadiz



Deja tu comentario