El Terremoto de Lisboa de 1755 en Cádiz

Virgen de la Palma

Desgraciadamente en las últimas semanas y meses hemos tenido que asistir impotentes a la demostración que la madre naturaleza nos hace en forma de terremotos. Lugares como Haití, Chile o Turquía han sufrido en sus carnes voraces seísmos, con innumerables e irreparables pérdidas humanas y materiales.

La provincia de Cádiz es uno de los rincones de España que más movimientos sísmicos recibe al cabo del año, aunque afortunadamente todos son de muy baja intensidad, o bien se producen en alta mar, y no repercuten en la población. Sin embargo, el terrible Terremoto de Lisboa, que tuvo lugar en 1755, sí hizo mella en Andalucía occidental, sobre todo en las provincias de Huelva, Sevilla y, cómo no, Cádiz.

La magnitud de aquel seísmo fue impresionante, 9 grados en la escala de Richter. Hay que tener en cuenta que los edificios de aquella época no eran ni mucho menos los de ahora, con lo que la destrucción fue mucho mayor. Toda Europa occidental, e incluso las costas de América del Sur se vieron afectadas. Imaginaros entonces la magnitud del tsunami que pudo llegar a las costas de Cádiz.

Todo el Golfo de Cádiz recibió la terrible voltereta del mar, causando miles de muertos. En Cádiz capital, el mar llegó a desplazar piezas de las murallas de la ciudad de 10 toneladas a 40 ó 50 metros. Las grandes mareas inundaron Cádiz en tres ocasiones, con olas que alcanzaron hasta los 35 metros de altura. Menos mal que, ante la brusca retirada de las aguas, se ordenó el cierre de las murallas, para salvar aún más vidas.

Pero no sólo la capital sufrió los efectos del brutal terremoto. Ciudades como Conil, San Fernando, el Puerto de Santa María o Jerez de la Frontera, sufrieron daños en sus estructuras. Conil quedó casi completamente destruido por el tsunami.

En realidad, el terremoto se sintió, pero no fue tan arrasador como lo que ocurrió una hora más tarde, cuando las enormes olas invadían todas las ciudades de la costa gaditana. Chipiona y Chiclana también fueron dos poblaciones que se vieron muy afectadas, contabilizándose decenas de muertos en ambos lugares.

El Terremoto de Lisboa de 1755 se considera hasta la fecha el mayor desastre natural producido en la Península Ibérica. Los efectos devastadores que tuvo el tsunami posterior al movimiento, que apenas duró 120 segundos, fueron tremendos en las costas de Cádiz. Aún hoy, en la calle de la Palma de la capital gaditana, hay una placa que conmemora aquel suceso.

La calle de la Palma se halla en el Barrio de la Viña, el primer lugar por donde entró el agua en la ciudad. Cuenta la tradición que el cura de la iglesia de la Palma salió a la calle con un estandarte de la Virgen, y el mar se pasó ante él. Desde entonces, y para conmemorar el milagro, cada 1 de noviembre, día en el que tuvo lugar el tremendo terremoto, sale en procesión la Virgen de la Palma, la Virgen que salvó a Cádiz de las aguas.

Foto Vía The Fombu

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de cadiz



Deja tu comentario