Cádiz, el vino de Jerez y el pirata Francis Drake

 Francis Drake

El nombre del pirata Francis Drake corría en boca de todos los gaditanos… y aún hoy sigue en la memoria más trágica de la ciudad. Su ataque más audaz a la Tacita de Plata se produjo en 1587. Fue la época en la que, déjenme decirlo, le chamuscó las barbas al rey de España, quemando la flota española que estaba anclada en la bahía de Cádiz.

Drake permaneció en Cádiz durante tres días, llevándose más de 2.900 botas de vino de la tierra. Su botín fue tan apreciado en Inglaterra, que las importaciones de vino desde España se redujeron considerablemente. Dentro de lo malo, gracias a Francis Drake, el vino de jerez se introdujo en Inglaterra de una manera mucho más regular.

El entusiasmo de Francis Drake por el vino de jerez dio lugar a otra curiosa historia. Según cuenta la leyenda, hubo un tal Francisco Drake que trabajó como cargador de botas de vino en Jerez. Nadie sabe si ese tal Francisco Drake fue aquel gran pirata inglés. No dio tiempo a preguntarle. Tuvo una terrible disputa con un tal Melgarejo, que se vio obligado a huir inmediatamente a… Inglaterra…

Puede ser una leyenda o puede ser cierto el hecho de que el célebre pirata inglés trabajara en alguna bodega jerezana, atraído por el rico caldo de la tierra. La historia dice que hay evidencias de escritos encontrados en el Archivo Municipal. De todas maneras, es muy dudoso que fuera el mismo pirata en persona. El nombre es muy común, pero, ¿quién sabe?…

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de cadiz



Deja tu comentario