Ruinas de Esperilla en Espera

Espera

Nos acercamos hoy hasta la localidad gaditana de Espera, uno de los núcleos de población más históricos de la serranía. A simple vista parece que no, pero indagando en el propio pueblo, nos encontramos con vestigios que la historia y el tiempo guardan en este pueblo blanco como verdaderas reliquias.

Una de ella es nuestro protagonista hoy, las conocidas como Ruinas de Esperilla, una antigua ciudad íbero-romana, situada a un kilómetro y medio de Espera. Su nombre original era Cappa, según Anónimo de Rávena. Pertenecía al Conventus de Gades, la actual Cádiz, y fue incluso nombrada por Plinio.

Los primeros restos que se conocen de ella pertenecen al Neolítico, momento en el que ya existía un pequeño asentamiento. También hay restos de la Edad del Hierro. Sin embargo, no se convirtió en una verdadera ciudad hasta la llegada de la civilización íbera. En esta época a nuestro territorio se le conocía como la Turdetania.

A los íberos le siguió la civilización tartésica. De esta época se conservan numerosas viviendas, depósitos de agua, y alguna que otra muralla, como lo demuestra la altura de algunas de las paredes excavadas en la roca durante la guerra púnica. Por tanto, es un asentamiento digno de conocer.

A partir de esta época hay varias esculturas de piedra encontradas, que forman parte de la historia local de Espera. Entre ellas se pueden mencionar varios leones, una señora sentada, un guerrero y un jabalí. De la época romana se ha conservado una tumba del siglo III a.C. Esperilla desapareció alrededor del siglo V, ya que no se han encontrado restos de más allá de esa época.

La ciudad de Esperilla se construyó en un lateral de la montaña, cerca del Monte Fatetar y el castillo. Sus constructores utilizaron la pendiente de la tierra para construir sus viviendas excavadas en la roca natural. Aún hoy pueden verse parte de sus calles. Se construyeron grandes tanques de agua para recoger el agua de la lluvia y abastecer a la ciudad.

También se han conservado los tanques de agua de algunas casas. La muralla oeste está casi completa, y fue construida en la época romana. Pero, como os hemos dicho, uno de los grandes hallazgos en Esperilla son su colección de esculturas. Sobre todo leones sobre las tumbas para defender la santidad de las almas. Seis de estas esculturas se conservan en Esperilla

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Espera



Deja tu comentario