El Gastor, balcón de los Pueblos Blancos

El Gastor

El Gastor es conocido como el Balcón de los Pueblos Blancos, debido a sus brillantes casas blancas que, desde su punto más alto, disfrutan de impresionantes vistas de los pueblos vecinos. Este pueblo se halla en la esquina noroeste de la provincia de Cádiz, muy cerca del Parque Natural de los Alcornocales.

Cuenta con tumbas megalíticas, también conocidas como dólmenes, que se remontan al neolítico, entre los que se hallan el Dolmen del Chopo y los Dólmenes de Angostura. En la época romana era conocido como Irippo, y no fue hasta 1369 en el que el pueblo se convirtió en bastión militar de la cercana Zahara, al mando de Alfonso XI de Castilla. Durante los siglos XIV y XV pasaba de cristiano a musulmán en muchas ocasiones.

No fue sino hasta 1484 cuando, definitivamente, Rodrigo Ponce de León, Marqués de Cádiz, lo reconquistó para los cristianos. En 1834, el Gastor obtuvo la independencia de Zahara de la Sierra. Durante la inva´sión francesa, fue la cuna de bandoleros tan famosos como José María el Tempranillo, que se casó con una chica de El Gastor.

Para visitar en El Gastor os recomendamos su antiguo molino de aceite, del que se conserva toda su maquinaria: dos grandes piedras rotatorias para moler las aceitunas y un depósito para recoger y almacenar el aceite. En la actualidad el molino no está en uso, aunque se encuentra en perfecto estado de funcionamiento.

En la Plaza de la Constitución nos encontramos con la Iglesia de San José, junto al Ayuntamiento. Se trata de uno de los monumentos más importantes del pueblo, y está realizado en estilo neoclásico del siglo XVIII. Después de ser saqueada durante la Guerra Civil, la iglesia fue reconstruida. En su interior se halla la Virgen del Rosario, patrona de El Gastor. La entrada principal está coronada por una torre-campanario, de 25 metros de altura, y que cuenta con tres campanas.

Tres son los dólmenes que se hallan en El Gastor. El más conocido de todos ellos es el que se encuentra en el cortijo abandonado de El Charcón. Se le conoce como la Tumba del Gigante, y tiene nueve metros de largo y dos de alto.

Una de las atracciones más interesantes es la Cueva Fariña que, aunque de difícil acceso, hay que visitar, ya que en su época fue escondite de grandes bandoleros. La entrada es sólo un pequeño agujero, casi del tamaño de una persona. Al entrar, hallamos restos prehistóricos de sílex

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: El Gastor



Deja tu comentario