Historia de Conil

Conil

Los orígenes de Conil, realmente, son anteriores a la llegada de los fenicios, quienes en su tiempo, idearon una nueva forma de la pesca del atún, la almadraba, que aún existe en la actualidad. Conil ha sido testigo de muchos pueblos, como los cartagineses, los romanos, visigodos, musulmanes, bizantinos, vándalos y cristianos. Todos han dejado sus huellas en estas tierra, algunas de ellas visibles hoy en día.

La historia de Conil comienza en el 1200 a.C, cuando los fenicios fundan Conil tal cual es hoy en día. Los fenicios encontraron la fórmula para pescar el atún, con la que se benefició toda la región. Después de los fenicios llegaron los cartagineses, quienes mantuvieron la estructura de la pesca del atún rojo y empezaron a construir las salazones, las fábricas de sal.

Durante la ocupación romana, Conil se convirtió en un componente central de la Hispania romana. Fue en este momento cuando se construyó la Via Heraclea, que unía Málaga con Cádiz, con el Templo de Hércules en Sancti Petri. Aquí se producía el garum, una salsa de pescado muy popular en todo el Imperio Romano.

El declive del Imperio romano afectó también a Conil. A partir de ahí llegaron los visigodos, los bizantinos y los vándalos. En el año 711 llegan a Conil los musulmanes, para permanecer en ella durante 600 años, hasta la reconquista cristiana. Fue en ese momento cuando la ciudad recibió el nombre de De la Frontera, nombre que llevan otros pueblos como Vejer, Chiclana, Arcos y Jerez.

Por orden del rey Fernando IV, Alonso Pérez de Guzmán hizo las primeras reglas de la ciudad, construyendo la Torre de Guzmán para defender Conil de las invasiones. A partir de ese momento fue cuando Conil entró a formar parte de la provincia de Cádiz, con su economía basada en la pesca.

En 1456 el rey Enrique IV visitó Conil, al igual que Sancho IV y Fernando IV. En el siglo XVI Conil sufrió la crisis del enfrentamiento entre las dos familias nobles más importantes de la región, los Guzmán y los Ponce de León. La disputa familiar tuvo un efecto negativo en la prosperidad de la industria del atún, así como en la economía de la región.

Con el transcurso de los siglos, la ciudad fue creciendo poco a poco, trabajándose también la ganadería y la agricultura. Se convirtió en un importante centro comercial en el siglo XVIII, aumentando su población hasta los 5000 habitantes. Ya en el siglo XX, Conil era una ciudad bastante asentada en la región, con una economía floreciente.

Sería a mediados del siglo XX cuando el turismo llegó a Conil. Los primeros turistas que se alojaron en los primeros hoteles en Conil venían de Sevilla, y en los 80, de todo el mundo. Las playas, sus atardeceres, paisajes e historia siguen siendo hoy el verdadero referente de esta ciudad milenaria.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Conil, Historia de cadiz



Deja tu comentario