Historia del Puerto de Cádiz

Puerto de Cádiz

Históricamente hablando, el puerto de Cádiz se halla en el rincón más antiguo de la Europa occidental. Aunque no hay evidencias arqueológicas que apoyen esta afirmación, los historiadores creen que fueron los fenicios lo que fundaron Gadir en el 1104 a.C. Las leyendas griegas dicen que fue Hércules quien fundó Gadir en su décimos trabajo, con el asesinato de Geryon. También se cuenta que un templo fenicio estuvo aquí y dio origen al mito de las columnas de Hércules.

Alrededor del 500 a.C, Cartago se hizo con el puerto de Cádiz. Aníbal lo convirtió en base de sus operaciones, de sus victorias y derrotas en el sur de Iberia. En el 206 a.C, Roma conquistó el puerto, cambiando el nombre de la ciudad griega Gades, y convirtiéndolo en una base naval. Más de 500 patricios romanos se trasladaron a vivir aquí, por lo que se convirtió en una de las colonias más importantes de Roma. A medida que se redujo la importancia del Imperio Romano, fue decayendo Gades. En el siglo V, los visigodos destruyeron el puerto de Cádiz.

Los musulmanes llegaron hasta las costas de Cádiz y permanecieron allí desde el 711 hasta 1262, llamando a la zona Qadis. Fueron expulsados por Alfonso X el Sabio. El puerto de Cádiz experimentó un renacimiento en la época de los descubrimientos. Desde aquí partió Cristóbal Colón en sus dos últimos viajes, siendo Cádiz uno de los grandes puertos de amarre de la flota española.

En el siglo XVI, los piratas de Berbería intentaron asaltar el puerto gaditano. En 1587, Sir Francis Drake tomó el puerto durante tres días, destruyendo 36 barcos. Este ataque retrasó durante uno año la salida de la Armada Invencible. En 1596 los británicos atacaron de nuevo el puerto, pero esta vez Cádiz pudo defenderse. Durante la guerra anglo-española, el puerto estuvo bloqueado durante dos años. Fue en 1702 cuando los británicos intentaron tomar por última vez el puerto de Cádiz.

Durante el siglo XVIII, el comercio con las Américas fue trasladado de Sevilla a Cádiz, convirtiendo a la ciudad en un rincón cosmopolita, donde el comercio exterio suponía el 75 por ciento de lo que entraba en el puerto. Gran parte de lo que hoy vemos en el puerto de Cádiz procede de esta época de esplendor.

Es por ello que, a finales del siglo XVIII, el puerto de Cádiz se veía constantemente amenazado por los ataques británicos. En 1800 el Almirante Nelson bombardeó la ciudad. Además, el puerto de Cádiz fue una de las pocas ciudades españolas que resistió a la conquista europea que pretendía Napoleón. Es en esta época cuando se realza la comunidad comerciante irlandesa.

Con la Constitución española promulgada en Cádiz en 1812, el puerto de Cádiz volvió a adquirir gran reputación. Hoy en día, y en las últimas décadas, la ciudad de Cádiz ha llevado a cabo la reconstrucción que han devuelto al puerto de Cádiz a los primeros escalafones del comercio marítimo nacional.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de cadiz



Deja tu comentario