Historia de los caballos jerezanos

Caballos de Jerez

Jerez de la Frontera se sustenta en varios pilares. Uno de ellos, de manera especial, son los caballos, imagen y símbolo de la ciudad, representativos de su personalidad y su estilo. Y es que si en otras ocasiones hemos hablado del vino como uno de los sustentos importantes de Jerez, hay que decir que los caballos ya estaban aquí cuando apareció precisamente el vino.

Allá por los tiempos de los fenicios llegaron los primeros caballos a Jerez. Sin ir más lejos, cuando los griegos aparecieron por estos lares, se quedaron impresionados ante la belleza de estos animales. En el siglo IV a.C ya hay un testimonio escrito del general e historiador griego Jenofonte que habla precisamente sobre el cuidado de los caballos aquí en esta zona. Y eso que también se cuentan otras partes de Andalucía en donde se criaban estos animales, pero era Jerez donde se desarrollaban con más arraigo.

La primera mezcla de caballos que hubo en Jerez fue con la llegada de los musulmanes. Corría el siglo VIII cuando los árabes cruzaron los caballos que ellos traían con el caballo de Jerez propiamente dicho. Es el que se conoce hoy en día como el cáballo árabe español. Este caballo tiene como características más peculiares su tronco y su cuello corto, largo de cañas, aunque no tiene gran velocidad ni mucha resistencia.

Para obtener otra curiosidad histórica dentro del mundo del caballo jerezano tenemos que trasladarnos al siglo XVI, cuando los monjes de la Cartuja de la Defensión de Jerez. Estos monjes realizaron un nuevo cruce de caballos: un hispanoárabe con otro de origen alemán. El resultado fue el que se conoce hoy en día como caballo cartujano, ágil, rápido, precioso, y lo mejor de todo, dotado de manera magnífica para la obediencia y la doma. Fue el caballo que extendió la fama de Jerez, ya que grandes compradores de caballos de todos los puntos de Europa venían hasta Jerez para hacerse con alguno de estos ejemplares.

Pero los cruces no acabaron aquí, porque a comienzos del siglo XIX, dos hermanos herreros jerezanos cruzaron un viejo macho cartujano con una percherona, una yegua que usaban para transportar mercancías de un lado para otro. Cómo no sería la cosa que de la yegua nacieron dos potrillos de una belleza sin igual. Jamás se habían visto unos ejemplares de tanta singularidad. Se cree que de estos dos caballos proceden la mayoría de los briosos caballos jerezanos.

Imprimir

Categorias: Historia de cadiz, Jerez de la Frontera



Comentarios (52)

  1. mas finos eso caballos tan pero tan bellossssssssss

  2. marina dice:

    que guapoooooooooooooooooo es guapisimoooooooooooooooo ole los caballos

  3. marina dice:

    ami mencantan los caballs y me guata mucho el de esta pagina
    ole yole este caballo

  4. ALEJANDRO dice:

    para llevarlo a los torneos de lazo malditos!!!
    pero como de 5,000 quien tiene uno?

  5. marina dice:

    Es guapisimo este caballo mencanta y con la foto esta que esta elado de la pala mencanta este caballo es guapisimoooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Deja tu comentario