Santuario de Nuestra Señora de Regla en Chipiona

Santuario de Nuestra Señora de Regla

Una de las imágenes y postales más conocidas de Chipiona es su Santuario de Nuestra Señora de Regla. Es un precioso conjunto, justo al lado de la playa de Regla, auténtica institución en la ciudad, y que alberga la imagen de la patrona de la ciudad, la Virgen de Regla, muy venerada entre los chipioneros.

Cuentan que sus orígenes se remontan allá por 1399, cuando fue la Orden de San Agustín quien lo fundó sobre una antigua y pequeña ermita que ya existía. Precisamente en esa ermita se encontraba ya la Virgen de Regla. El Santuario quedó para el culto de los habitantes de la localidad hasta que fue abandonado en 1836 debido a la Desamortización.

Tras una restauración llevada a cabo en 1852, años más tarde, concretamente en 1882, los franciscanos inauguraron allí un colegio de misioneros, y lograron construir un nuevo templo en 1906, que es el que podemos ver hoy en la actualidad. Esta nueva iglesia fue diseñada por el arquitecto Antonio Arévalo Martínez.

Una de sus partes más conocidas y visitadas, sobre todo por ser la más antigua y de mayor reclamo turístico, es el Claustro de los Plátanos, en lo que es la zona del convento. Se trata de un cuadrado de cuatro galerías de estilo gótico que data del siglo XIV. Destacan sus bandas de azulejería y el patio.

Santuario de noche

Nada más llegar al Santuario lo que nos llamará enormemente la atención será su fabulosa y vistosa fachada, con abundantes elementos neogóticos. Se remata con dos torres muy interesantes. La principal de las dos acoge el campanario, mientras que la otra, un poco más pequeña, se alza sobre el ábside.

Si pasamos al interior de la iglesia contemplamos tres naves, siendo la central más alta que las dos laterales. Fijando nuestra vista hacia el altar mayor observamos en su centro la imagen sedente de la Virgen de Regla, una Virgen negra que tiene la enorme curiosidad de mostrar entre sus manos a un Niño blanco.

La Virgen de Regla es una preciosa talla del siglo XIII, con influencias orientales. Lleva una espectacular corona, y de la antigua talla sólo se ven la cara y las manos. En la escalinata del camarín tenéis que acercaros hasta la gran colección de exvotos que tiene la Virgen.

La vista de la playa desde el Santuario es preciosa, sobre todo a la hora del atardecer. Es una de las playas que más me gustan, precisamente por esas vistas que os comento. La rodea el Paseo de la Luz, que llega hasta la Punta del Perro, donde se alza el faro de la ciudad, de 69 metros de altura.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Chipiona



Deja tu comentario