Primera pintada de protesta de la historia de Cádiz

Teatro Romano de Cádiz

Uno de los puntos de interés de la ciudad de Cádiz, tanto por su historia como por su belleza, es el Teatro Romano, situado en la Avenida del Campo del Sur, en el conocido barrio del Pópulo, muy cerca de la Catedral. Fue descubierto en 1980, y según cuentan, fue mandado construir por Lucio Balbo el Menor en el siglo I a.C.

Los estudiosos han llegado a resaltar que el Teatro Romano de Cádiz es uno de los más grandes de los que se construyeron en la época romana, sólo superado en Hispania por el de Córdoba, con un diámetro de 120 metros. Hasta el propio Cicerón lo menciona en alguno de sus escritos.

En los últimos meses se vienen desarrollando en el Teatro una serie de obras, con el fin de construir un Centro de Interpretación. Lo que quizás la historia jamás pudo imaginar que, estas obras, iban a sacar a la luz un curioso descubrimiento que se ha producido en los últimos días. Podríamos llamarlo como la primera pintada de protesta de la historia de Cádiz.

En dicho Teatro se ha encontrado una placa, fechada en el siglo I a.C, con una inscripción en grafito, en la que se puede leer “Eh, Balbo, ladrón”. Es un mensaje hacia la familia de los Balbo, que en la época, dominaban la zona. De esta familia formaría parte, por ejemplo, uno de los principales gobernadores de Roma, Lucio Cornelio.

La placa mide unos 80 centímetros de largo y 15 de alto. Según los primeros estudios realizados sobre ella, todo hace indicar que el texto fue hecho con puntero y mazo, y no con cincel, como a simple vista pudiera parecer. Esto ha provocado que se piense que el texto no pudo ser realizado en ningún taller y colocado allí a propósito, sino que más bien se trata de un hecho puntual realizado por algún ciudadano que pasaba por allí con su mazo y su puntero.

La expresión está escrita también de manera críptica, con el fin de que el autor material no llegara a ser descubierto y castigado. También se cree que la inscripción se situaría justo en el lugar en el que el tal Balbo se sentaría para ver las representaciones teatrales.

Lo que sí os podemos decir es que esta placa encontrada ha sido llevada hasta el Museo de Cádiz, para su estudio más pormenorizado. Cuando concluyan las obras del Teatro Romano, será de nuevo devuelta a su lugar de origen. Un motivo más, esta vez curioso y anecdótico, para visitar el Teatro Romano de Cádiz.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Cadiz Capital, Historia de cadiz



Deja tu comentario