Vejer de la Frontera, espejo de la blancura

Vejer de la Frontera

Si hoy nos acompañáis, nos vamos a acercar hasta la bellísima localidad de Vejer de la Frontera. Ya teníamos ganas de llegar hasta aquí, a través de la carretera N-340. Vejer es un típico pueblo blanco sobre la cima de una colina del que nos han hablado estupendamente, por lo que es lógico que tengamos que visitarlo.

La llegada más interesante es la que hacemos a través de lo que se conoce como la Barca de Vejer. Desde aquí tomamos el camino recto y empinado hasta la plaza de España, sin duda una de las más bonitas de la provincia. Esta plaza, a la sombra de unas grandes palmeras, tiene una maravillosa fuente vieja con adornos de la tradicional cerámica andaluza. Si tenéis suerte, podéis aparcar el coche en la plaza, si no es así, lo podemos dejar en las calles cercanas.

Desde la plaza cercana podemos entrar al centro histórico y medieval, atravesando el Arco de la Villa. Dedicamos un tiempo a explorar las magníficas callejuelas adoquinadas, los encantadores rincones secretos, los patios ocultos tras las puertas enrejadas de algunas casas, patios andaluces llenos de un colorido fascinante. Y es que Vejer es todo un monumento histórico artístico nacional.

Como os decimos, la plaza de España es un lugar de encuentro, con numerosos cafés y bares a su alrededor. En esta plaza también se levanta el edificio del Ayuntamiento y la legendaria Casa de la Inquisición. En el casco antiguo se oculta la efigie del castillo árabe, del siglo XI.

Atardecer sobre Vejer

De allí podemos visitar la Iglesia de El Divino Salvador. Al igual que muchas otras, fue construida en el antiguo emplazamiento de una mezquita. La fachada principal es visigoda, mientras que otras partes de la misma ofrece detalles mudéjares. Otro lugar religioso interesante es el Santuario de Nuestra Señora de la Oliva, que alberga una imagen de la Virgen del siglo XVI.

De los patios más bellos que pudimos visitar fue el de la Casa del Mayorazgo. Típico patio andaluz, maravillosamente bien cuidado, con sus macetas colgadas. Desde aquí se puede subir a la torre de la casa, desde la que tenemos una preciosa vista de la plaza de España. No hacía falta pagar entrada, aunque sí se suele dar una pequeña voluntad o propina.

Desde aquí nos hablan de las murallas de la ciudad, algunos restos de las cuales aún se pueden visitar y recorrer. Según nos cuentan y podemos apreciar más tarde, hay una media docena de arcos de entrada casi intactos, entre los que os destacamos el Arco de la Villa o la Puerta de Sancho IV.

Vejer seguro que os resultará encantadora. Un día en ella, recorriendo sus callejuelas, volviendo la vista atrás y recordando las historias y leyendas que pudieron fraguarse aquí, es la excusa perfecta para acercaros. Merece la pena.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Vejer de la Frontera



Comentarios (1)

  1. Hola buenas me gustaría utilizar esta foto para mi guía de andalucia, un artículo que voy a publicar hoy sobre alojamiento en cadi y donde habblo de vejer. os pongo un link a esta página, ok?? si hay algun problema con que use la foto escribidme y la quito enseguida.

    Gracias!!

Deja tu comentario