Grazalema, turismo de montaña

Vista de Grazalema

Ahora que se acercan las temperaturas más suaves, nada mejor que pasarse por el pueblo de Grazalema, situado en un alto valle de más de 800 metros, en la Sierra del Endrinal y dominada por el magnífico Peñón Grande. Es el pueblo que da nombre al Parque Natural, un gran área protegida, de escarpadas montañas de piedra caliza. el lugar más lluvioso de España, lo que facilita la enorme vegetación de alrededor.

Los picos de piedra caliza, algunos de ellos rondando los 1500 metros, son los primeros obstáculos que deben sortear las nubes de Grazalema. El microclima único de esta zona de la provincia hace que se haya desarrollado una amplia gama de flora, como la genuina rama de abeto español, más conocida como pinsapo, que crece en la Sierra del Pinar.

Grazalema es un animado pueblo cuya población de más de 2000 habitantes aumenta considerablemente con la afluencia de visitantes al parque. Sus calles empinadas y empedradas están maravillosamente acompañadas por sus casas encaladas, con ventanas cubiertas de hierro forjado y macetas de vivos colores.

En el corazón del pueblo se halla la atractiva plaza principal, la Plaza de España, rodeada de bares y restaurantes. En esta plaza se halla la Iglesia de la Aurora, del siglo XVIII. También se encuentra el edificio del Ayuntamiento y la iglesia parroquial de la Encarnación. En la calle Mateos Gago se halla la Iglesia de San José, del siglo XVII, un antiguo convento carmelita con pinturas de un discípulo de Murillo. Cerca de la iglesia se halla un precioso mirador para contemplar todo el pueblo.

Grazalema fue fundada por los árabes, quienes descubrieron en ella una sorprendente similitud con las montañas de su patria. En 1485, el Duque de Arcos conquistó Grazalema a los moros, y se encontró en ella una importante industria artesanal de lana y mantas, las famosas mantas de Grazalema, que tuvo su verdadera importancia en los siglos XVII y XIX, cuando esta industria textil ayudó a financiar la construcción de las iglesias del pueblo.

Grazalema aún tiene vestigios de este noble arte hoy en día, con un taller que fabrica mantas, ponchos, bufandas y alfombras. Podéis visitar la Artesanía Textil de Grazalema, en la carretera hacia Ronda, donde se pueden ver telares y máquinas de cardado de la lana, así como comprar mantas y otros productos.

La Oficina de Turismo de Grazalema está en la Plaza de España y ofrece información sobre paseos, incluidos los permisos necesarios para las rutas, a través del parque, así como el alojamiento en hoteles y casas rurales.

También se puede encontrar información sobre empresas que ofrecen en Grazalema actividades a desarrollar en el parque, tales como la escalada en roca, ciclismo de montaña, kayak, montar a caballo o visitas guiadas.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Grazalema, Parques Naturales



Deja tu comentario