Tariq y la Batalla del Guadalete

La Batalla del Guadalete

Era abril o mayo del año 711… Un ejercito árabe al mando de Tariq ibn Ziyad viene cruzando el Estrecho, justo en el preciso momento en el que el rey Don Rodrigo se encuentra en el norte combatiendo a los vascones. La ocasión es propicia, todo parece franco para los musulmanes. Las tropas de Tariq no eran muy numerosas. De siempre es sabido que a los árabes no les han gustado en especial los enfrentamientos marítimos.

Tariq se atrincheró en el peñón, que más tarde recibiría el legado de su nombre: Chabal Tariq, o Gibraltar. Allí espera el jefe árabe la progresiva llegada del resto de sus tropas. Cuenta la leyenda que Tariq, nada más poner pie en tierra firme, arengó a sus hombres con la consigna de triunfar o morir, y para asegurarse de ello, decidió quemar la embarcación que les había llevado hasta aquellas tierras.

La primera ofensiva de Tariq fue la toma de Algeciras, la isla verde o al-yazirat al jadra. El rey Rodrigo, enterado de las dificultades que presentaba el sur del sur de su reino, reúne a sus tropas, y decide poner rumbo hasta Córdoba. Pero Rodrigo no pudo reclutar a un gran ejército, debido a los problemas que tenía en el norte de España. La batalla del Guadalete no fue una batalla de gran envergadura.

No había grandes ejércitos. Sólo la muerte de Don Rodrigo, y los grandes sistemas estratégicos del ejército árabe, hicieron que la victoria se decantara enormemente de lado de las huestes de Tariq. Pero la supuesta pequeña escaramuza del Guadalete no se quedó únicamente aquí.

La muerte de Rodrigo dejó sin sucesor a Hispania. Tariq rápidamente vio camino libre, y en pocos días tomó la ciudad de Toledo, ante la confusión de los cristianos. Es por ello que la provincia de Cádiz ha pasado a la historia como el lugar por el que entraron los musulmanes en su dominio en España durante siglos.

Tariq, del que proviene el nombre de Tarifa, convirtió la pequeña batalla del Guadalete, en las cercanías de Jerez de la Frontera, en la batalla que asentó la invasión musulmana en España.

Imprimir

Categorias: Historia de cadiz



Comentarios (3)

  1. 711 dice:

    Bonita historia, toda ella erronea, por supuesto, pero muy entretenida.

  2. Banial dice:

    Al parecer según la história, la batalla también la decantaron en favor de las huestes de Tariq, quienes partidarios de Witiza (rama goda, que luchaban en favor de la entronización de su hijo Ágila y en detrimento del Rey Don Rodrigo), cuando la victoria parecía caer del lado de los godos encabezador por Don Rodrigo, el flanco ocupado (como digo), por los partidarios de los hijos de Witiza, desertó en favor del lado musulmán produciendose un cambio inesperado en la lucha. De una victoria segura o casi segura por parte de los godos, se pasó a la derrota por la traición de parte de los propios godos. Que esperaban con ésta acción, sentar en el trono a Ágila (hijo de Witiza). Lo que no contaban, es que las perpéctivas de los bereberes eran bien distintas. También les sirvió de ayuda el conde Don Julian, (entonces gobernandor de Ceuta), quien conociendo que su hija había sido forzada en la corte toledana por el mísmo Don Rodrigo juró poco más o menos que vengarse de esa afrenta, facilitando para ello naves a Tariq para que llegara a la Peninsula. No hay que olvidar que el conde Don Julian era el que hasta entonces, lograba frenar el impetú musulmán de llegar a ella.

  3. Banial dice:

    Por cierto entre el 19 y el 26 de Julio de éste año (pues en esas fechas del 711 se produjeron las escaramuzas y la batalla), tendrá lugar el 1300 aniversario (13 siglos), de aquél devenir histórico, que supuso posteriormente los casi 800 años de permanencia arabe en España. ¿Será recordada llegado el momento?.

Deja tu comentario