Alcala del Valle, el Monasterio de Caños Santos

Caños Santos en Cadiz

En el año 711, los musulmanes llegan a la Península Ibérica a través de Tarifa. Los hombres religiosos, ante el pavor de las nuevas huestes de Mahoma, huyen de la provincia hacia el norte, intentando guarecer todas las pertenencias cristianas que tenían a mano. Una de ellas, en la ciudad de Alcalá del Valle, es una imagen que representa la Concepción de Nuestra Señora, que fue escondida en un nicho labrado en la roca, cerrándolo con piedras y mezcla.

Durante una gran cantidad de siglos, la imagen de la Virgen no fue descubierta por nadie. No fue hasta el 1512 cuando, el vaquero Tello Pascual, descubrió entre los parajes, la cavidad de la Virgen. Al parecer, una de sus vacas se perdió entre la espesura, y al ir a buscarla, dio con aquel empinado prado en donde, 800 años antes, habían escondido la imagen. Junto al nicho corría un manantial de agua cristalina. La Virgen aparecía rodeada de un gran resplandor.

El vaquero, maravillado, tomó la imagen y, dando parte a las autoridades religiosas, decidieron llevar la Virgen a la parroquia de Olvera. Cuenta la leyenda que, hasta en tres ocasiones, la Virgen, tras ser depositada en la parroquia, volvía a la cavidad donde fue encontrada. Es por ello que los monjes de la parroquia decidieron construir una ermita en el lugar donde se encontraba el nicho de la Virgen, ya que parecía que ése era su deseo, descansar donde tantos siglos estuvo escondida.

La Ermita de Nuestra Señora de los Caños Santos fue construida en 1512, recibiendo desde entonces gran cantidad de visitantes, debido a los milagros que parecían atribuírsele a la Virgen. Uno de estos milagros tuvo lugar en la ciudad sevillana de Osuna en 1539. La devoción a la Virgen fue creciendo entre los pueblos de la zona. Anualmente se celebraban fiestas en honor a la Virgen de los Caños, tanto en Alcalá del Valle, como Setenil y Olvera.

En 1810, los franceses irrumpen en Cádiz. Los vecinos de las localidades cercanas al Monasterio, aún a riesgo de perder sus vidas, salen hacia la Iglesia para poner a resguardo a la Virgen. Los vecinos del pueblo cercano de Cañéte del Real la esconden en sus casas. Allí permanece la imagen hasta 1814, volviendo al pueblo definitivamente en 1830, por ser merecedor de tenerla consigo tras haberla salvado de los franceses.

Desgraciadamente, la primitiva imagen de la Virgen, fue destruida en 1936 durante la Guerra Civil española. La talla actual, de 1941, conserva aún la mano de la antigua Virgen. Tras la dictadura franquista, Alcalá del Valle crea una hermandad con el fin de adquirir el Conjunto Monumental de Caños Santos. El 20 de noviembre de 1984, el Ayuntamiento de Alcalá del Valle, se hace con las tierras donde se ubicaba el antiguo Monasterio.

Desde entonces, cada primeros de mayo, una romería recuerda todos estos hechos y muestra una de las devociones más intensas e históricas, la de la Virgen de los Caños. No tienes excusa para no venir a conocerla.

Imprimir

Categorias: Tradiciones



Comentarios (1)

  1. aroa dice:

    esa leyenda me la conto mi tio.es muy bonita

Deja tu comentario