Conil de la Frontera, el palacio del verano

Vista de Conil

Vista de Conil

¿Queréis playa, sol, diversión, tranquilidad y buen ambiente?. Parece muy difícil conjugarlo todo en un sólo lugar, pero hay un pequeño rincón en la provincia de Cádiz que sabe aunar a las mil maravillas, e incluso más, todo esto que os contamos. Su nombre es Conil, y en los últimos años es, junto con Chiclana, uno de los mayores centros turísticos de la provincia. No os preocupéis porque desde aquí os vamos a acercar a Conil, a ese ambiente tan característico y tan popular de esta población gaditana.

Playas interminables, aguas de una limpieza inigualable, muchísimas terrazas en donde degustar el sabroso pescaíto frito y disfrutar de una vida nocturna relajante y movida a la vez. Pequeñas callejuelas estrechas y empinadas, casitas blancas arracimadas frente al mar, con fachadas de hermoso colorido floral. Levantado en la preciosa Costa de la Luz, a 40 kilómetros de la capital, se integra en la llamada comarca de la Janda.

Conil vive principalmente la alegría de estas fechas. Su turismo veraniego es de los más interesantes de la provincia. Numerosas personas tanto de Cádiz como de Jerez, los núcleos de población más importantes, se desplazan los fines de semana a Conil para vivir su ambiente y la belleza de sus playas.

Pero no por ello hay que pensar que la ciudad pueda estar masificada, todo lo contrario. Numerosas calas de aguas cristalinas, y la proximidad de lugares como Zahara de los Atunes, Barbate o Caños de Meca, tan idílicos como Conil, hacen que el turismo se extienda y la tranquilidad sea su nota más destacada.

Calas de Roche

Calas de Roche

Si queréis ver un poco de Conil acercaros a la Parroquia de Santa Catalina, que alberga la imagen de Nuestra Señora de las Virtudes. En un hermoso laberinto de callejas, muy tradicionales, otras iglesias como la de la Misericordia o la del Nazareno, imagen muy venerada. El símbolo de Conil es la Torre de Guzmán, torre que forma parte de su escudo, del siglo XIV, erigida en el centro del pueblo y mandada construir por Guzmán el Bueno. Y es que Conil lleva el apellido “de la frontera”, lugar fronterizo durante la época musulmana, de ahí sus torres vigías como la de Castilnovo, de Guzmán, la Atalaya, Roche y el Puerco.

El gran encanto de Conil son sus playas, conocidas y afamadas en toda la provincia. Para mi gusto la más bonita y relajante es la Playa de Roche, aunque en los últimos años han proliferado en demasía la construcción de chalés lujosos alrededor de la playa. En ella se puede practicar surf, aunque los oleajes no son demasiado fuertes. Es la playa perfecta para llevar a los niños, ya que es la zona de aguas más tranquila de Conil.

Otras playas de la zona son las más que preciosas calas de Roche. Si se alza el molesto viento de Levante, éste es el mejor lugar para combatirlo. Además, en estas calas se practica el nudismo. Sí hay que tener mucho cuidado con las indicaciones porque, con la subida de la marea, algunas calas desaparecen, ya que el agua llega hasta los acantilados. Mucho más familiar que las calas es la Playa de la Fontanilla, aunque de fuerte oleaje, ideal para el surf. Es la que suele estar más frecuentada de turistas, ya que los principales hoteles de la zona están en el paseo de la playa.

El sol cayendo sobre la Torre de Guzmán

El sol dorando la Torre de Guzmán

Una de las playas más conocidas de la provincia de Cádiz es la Cala del Aceite, también un lugar muy bien resguardado del viento de Levante. Yo esta playa os la recomiendo para daros un relajante paseo al atardecer, ya que el colorido del sol se proyecta en el rojizo de los acantilados y proporciona un lugar precioso. Mucho más concurrida está la Playa Fuente del Gallo, casi a las afueras de Conil. Aunque en esta zona, la mejor sin duda es la Playa de los Bateles, junto a la desembocadura del Río Salado. Al encontrarse a las afueras del pueblo no suele estar muy ocupada, y es por ello que se convierte casi en reducto de nudistas y amantes del surf por sus fuertes oleajes.

Y después de la playa, la noche conileña, quizás de las mejores de toda la provincia, os lo puedo atestiguar personalmente. Las famosas carpas de Conil, en plena playa, comienzan a funcionar en julio. A partir de las 12 de la noche, empiezan a llenarse, después de que hayamos cenado en el casco antiguo de la ciudad. Los más jóvenes se acercan a los bares de la playa en un ambiente tranquilo y relajante, aunque también hay lugares donde la movida es mayor. Cuando los bares cierran a las 4 de la madrugada, os podéis acercar a las discotecas o a las carpas situadas en la Playa de los Bateles. Y no os creáis que las carpas o estas discotecas son propiedad exclusiva del ambiente más joven. La música es para todos los gustos y el ambiente de lo más variado y enriquecedor.

Así que, lo mejor de todo, es que os acerquéis hasta Conil. No dejar pasar la oportunidad de disfrutar del mejor verano en la provincia de Cádiz. Playas, sol, buen ambiente y un paisaje sensacional. ¿A que merece la pena?.

Imprimir

Categorias: Conil, Pueblos de Cadiz



Deja tu comentario