Setenil de las Bodegas, el palacio de la piedra

Setenil de las Bodegas es uno de los pueblos más curiosos y pintorescos de la geografía andaluza. Es un lugar en donde las casas encaladas y las piedras viven un eterno romance. Resulta deslumbrante observar cómo algunas de estas casas están completamente construidas dentro de la roca. Las ventanas y las puertas sobresalen de ella, y las paredes del interior están formadas con la piedra de las rocas.

Setenil de las Bodegas

El pueblo de Setenil discurre en una elevada pendiente que baja desde el Castillo acariciando la senda del río Guadalporcún. La carretera de acceso al pueblo va bajando serpenteando por la villa para que los visitantes puedan observar en todo su esplendor el conjunto, admirando la disposición de las casas insertadas en la roca y el enorme tajo que se abre en medio de la población.

Lo curioso de estas casas es que no están excavadas en la roca, sino que la piedra no se ha tocado. Las construcciones están realizadas aprovechando las rocas y la geografía del lugar. En la zona alta del pueblo es donde podemos observar las mejores vistas del tajo y la enorme pendiente. Allí también visitaremos la Iglesia Mayor, los restos del antiguo castillo, del que sólo quedan las murallas y la Torre del Homenaje y la Ermita de San Sebastián.

Pero Setenil no sólo es este paraje de casas y piedras tan singular y maravilloso. El pueblo queda a muy poco recorrido de la serranía de Ronda, en Málaga. Los paisajes que rodean la población, enmarcada dentro de la Ruta de los Pueblos Blancos de la provincia, son idóneos para la práctica del senderismo, descansar y relajarse, así como poder realizar alguna escalada a las pequeñas cumbres que rodean la zona.

Vía: Setenil

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pueblos de Cadiz, Setenil de las Bodegas



Deja tu comentario